Los dos hermanos de A Coruña que cruzaron el Atlántico para investigar sobre la salud

Él es ingeniero de caminos y ella, bióloga. Ambos accedieron a importantes centros de investigación en Estados Unidos y Canadá


A Coruña

«Estamos en el mismo continente, pero tampoco estamos muy cerca», reflexiona Irene Lorenzo al hablar de su relación con su hermano Guillermo. Ambos coruñeses han cruzado el océano Atlántico para poder desarrollar sus investigaciones. Pese a que él es ingeniero de caminos, canales y puertos y ella bióloga, los dos hermanos han enfocado sus trabajos hacia la rama de la salud. «Creo programas de ordenador que emplean métodos computacionales muy precisos que simulan cómo se prevé que crecerá el tumor del paciente para tomar decisiones clínicas de forma más precisa y personalizada», señala Guillermo. Irene, por su parte, dirige su tesis hacia «la búsqueda de biomarcadores y dianas terapéuticas para la artrosis y para la artrosis asociada a la diabetes».

«Es uno de los mejores centros del mundo en matemática aplicada y métodos computacionales»

Tras irse en el 2017 a trabajar en la Universidad de Pavia, Guillermo logró en septiembre de este año pasar a ser investigador posdoctoral en el Oden Institute for Computational Engineering and Sciences, de la Universidad de Texas, en Austin. «Es uno de los mejores centros del mundo en matemática aplicada y métodos computacionales», añade Guillermo. Su investigación se centra en el cáncer de próstata, aunque también trata el de mama. Su estancia en Austin perdurará hasta septiembre del 2022 al conseguir que le aceptasen también un proyecto individual Marie Curie de la Comisión Europea. «El tercer año lo realizo en Pavia y luego me gustaría volver a España. Espero que en estos años mejore la situación de los investigadores en el país».

«Las vivencias de mi hermano me ayudaron para solucionar dudas sobre visados y papeleos. Además de sus consejos»

Toda esta experiencia ha influido también en la decisión de su hermana de irse al extranjero: «Las vivencias de mi hermano me ayudaron para solucionar dudas sobre visados y papeleos. Además de sus consejos».

Irene realiza su estancia predoctoral en el laboratorio del doctor Mohit Kapoor, Director de investigación en artritis en el Instituto Krembil y del hospital Toronto Western. «Su programa está dirigido a comprender la compleja fisiopatología de la artrosis e identificar nuevas estrategias terapéuticas para revertir la destrucción del cartílago articular», comenta. El centro dispone de un biobanco «muy bien caracterizado, con más de 3.000 pacientes», añade.

«No está claro si de un año para otro vas a tener financiación para continuar investigando. Te puedes sentir muy vulnerable»

Ambos coinciden en que la situación laboral de los investigadores en España «está bastante mal» y que «no está claro si de un año para otro vas a tener financiación para continuar investigando. Te puedes sentir muy vulnerable», lamenta Guillermo.

Y si hay algo que ambos llevan mal fuera de España es el clima. «Lo que más me costó fue el calor. Estábamos por encima de los 30 grados casi todo el día, y al mediodía se superaban los 40». En el caso de Irene era al revés: «Se hace duro soportar las bajas temperaturas a las que llegan, y sobre todo las tormentas de nieve y las pocas horas de luz».

Sus padres ahora llevan bien tenerlos a miles de kilómetros, aunque confiesan que «hubo algún momento digno de culebrón al ver que se iban tan lejos».

más coruñeses

Votación
0 votos
Comentarios

Los dos hermanos de A Coruña que cruzaron el Atlántico para investigar sobre la salud