Homenaje en Nueva York al rtimo de la muiñeira de Chantada

La Xunta y el Consello da Cultura presentaron la exposición «Os Adeuses» para recordar a los miles de gallegos que emigraron a América

Y la muiñeira sonó en la Isla de Ellis Cristina Pato fue una de las encargadas de poner la música en el acto de homenaje a los inmigrantes gallegos en Nueva York

Nueva York / Corresponsal

No hay otro lugar en EE.UU. cuyos muros evoquen tantos sueños juntos: Allí donde las ilusiones de millones de personas convirtieron a Ellis Island en el epicentro del fenómeno migratorio del país, o lo que es lo mismo, la puerta a un futuro mejor. La historia de la isla vecina a la Estatua de la Libertad no sería la misma sin Galicia porque desde finales del siglo XIX, buena parte del patrimonio gallego se encuentra en la tierra del Tío Sam. Con la intención de recordar, ensalzar y sobre todo homenajear a los miles de gallegos que emigraron a América, la Xunta de Galicia y el Consello da Cultura Galega presentaron ayer la exposición Os Adeuses (The Farewells), una muestra de 73 fotografías del fotógrafo coruñés Alberto Martí sobre la emigración gallega entre los años 1957 y 1963.

«Nos apropiamos pacíficamente del Atlántico porque el

océano fue un camino por el que peregrinaron millones de gallegos», dijo el presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijoo desde el emblemático Museo de la Inmigración. El homenaje fue también compartido por James Fernández. Este catedrático de literatura española en la New York University definió las imágenes de Martí como «hermosas, trágicas y traumáticas». «Es que los adioses tienen eso. En ese momento parece que no había nada más allá de la herida, de la separación», reflexionó Fernandez. Así, las fotos de Martí invitan a identificarse con todo lo que queda atrás en la vida del migrante, a través de un juego de planos y contraplanos que descubren cierto desconcierto en los rostros.

Sacrificio y superación

El relato de todos ellos no puede hacerse sin hablar de reencuentros y despedidas, pero sobre todo de sacrificio y superación. Dos ingredientes que no faltan en la vida de los gallegos que hicieron del Atlántico el camino marítimo hacia un mejor porvenir, aquel en el que Galicia se nota y se escucha. Y sino que se lo digan a Cristiane que a pesar de ser oriunda de Brasil presume de hablar gallego en Newark (Nueva Jersey), la ciudad donde se erigió la comunidad más numerosa de gallegos y conocida como «el lugar donde el hijo llora y la madre no lo ve».

Allí llegó hace treinta y dos años su marido Pablo Vidal, procedente de A Pobra do Caramiñal. «Había que buscarse la vida», explica Pablo a La Voz. A pesar de no gustarle las alturas, el coruñés se dedica a la construcción en la ciudad de los rascacielos. «No es fácil, pero la vida sigue, la vida no para», asegura con una sonrisa sincera, ejemplo de aprendizaje y constancia.

Entre las imágenes de maletas, barcos partiendo y rostros llenos de incertidumbre destaca el desgarro de Hilda Santaluce. Hija de gallegos, Hilda vive en Nueva York después de haber pasado por Chile y España. «La emigración te rompe. No puedo evitar las lágrimas porque también hay mucho desarraigo», confiesa al hablar de la parte «más dura» de este fenómeno. Su expresión eso sí, se torna en afable cuando explica ser receptora del mejor patrimonio posible, el de «ver mundo, vivirlo, caminarlo y aprender que es mejor tender puentes en vez de levantar muros».

Portal Nova Diáspora: a fiestra á última vaga migratoria en Galicia que abre o Consello da Cultura

Tamara Montero

A nova emigración galega en Nova York achegaralle á presidenta do Consello as súas propostas para este portal de Internet durante a visita para inaugurar «Os adeuses» en Ellis Island

Que podemos ofrecer á diáspora que non temos feito xa, ademais de contarmos cun Arquivo da Emigración Galega? Esa foi a pregunta que se fixo o Consello da Cultura. «Consideramos que era o momento de ollar cara ao presente e ao futuro», explica o vicepresidente, Xose Manoel Núñez Seixas. Mirar o presente é ollar a saída de voos de baixo custe nos que viaxan galegos e galegas á procura dun futuro mellor. O mesmo obxectivo co que hai un século, os seus antergos metían a vida nunha maleta de cartón e subían nun buque para atravesar o mar. Así que mirar ao presente e ao futuro é mirar á tecnoloxía. A Internet. Por iso, o Consello porá en marcha un portal de Internet dirixido de xeito moi específico á nova diáspora».

Seguir leyendo

Votación
25 votos
Comentarios

Homenaje en Nueva York al rtimo de la muiñeira de Chantada

Este proyecto ha sido cofinanciado por