Renfe prepara una conexión directa de alta velocidad entre Galicia y Alicante, y estudia otra con Valencia

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA EMIGRACIÓN

El AVE entrando en Ourense
El AVE entrando en Ourense PABLO ARAUJO

El túnel que conecta las estaciones de Chamartín y Atocha, que se pondrá en servicio en unas semanas, permitirá frecuencias directas sin cambiar de tren hacia el este y el sur del país. El trayecto entre Ourense y Alicante se realizaría en 4 horas y 46 minutos

18 feb 2022 . Actualizado a las 22:14 h.

Renfe prepara una conexión directa de alta velocidad entre Galicia y Alicante una vez entre en funcionamiento el túnel que conecta las estaciones de Chamartín y Atocha, en Madrid. Así lo anunció el jueves el director de Alta Velocidad de Renfe, Francisco Arteaga, durante la llegada en pruebas del primer Avlo (marca de bajo coste de Renfe) a Valencia. El directivo de la operadora recordó que esta infraestructura «permitirá realizar recorridos transversales sin transbordos de norte a sur y de este a oeste». Renfe también estudia realizar esta conexión con Valencia, aunque la idea es comenzar con un AVE que conecte Ourense con Alicante, un tren para el que se facilitarían conexiones desde el resto de las ciudades de Galicia, aunque si no se modifican los horarios actuales ya están previstos este tipo de transbordos. El tiempo estimado de la conexión sería de cuatro horas y 46 minutos,  absolutamente competitivo con el avión y, sobre todo, con el vehículo privado o el transporte colectivo por carretera. El trayecto se cubre en la mitad de tiempo que lleva realizarlo en coche. Tras distintos estudios de demanda, Renfe ha llegado a la conclusión de que es una conexión que podría tener una demanda aceptable, especialmente entre los jubilados que pasan largas temporadas en zonas costeras de la Comunidad Valenciana.

Esta conexión directa más allá de Madrid será la primera que Renfe ponga en marcha en Galicia después de que se iniciaran los viajes comerciales en la línea de alta velocidad gallega el pasado 21 de diciembre. Pero parece que no será la última a realizar con un único tren y sin transbordos. Se está estudiando una con Valencia y el nuevo túnel también permitiría conectar con ciudades andaluzas como Córdoba, Sevilla y Málaga. Lo que no aclara Renfe es si se utilizarán los AVE habituales o los Avlo de bajo coste, que la operadora pública ya ha anunciado que piensa destinar a Galicia sin aclarar cuándo. De momento, estos trenes se están destinando a los corredores donde hay competencia de otros operadores, como el de Barcelona o Valencia.

El túnel entre Chamartín (adonde llegan los trenes procedentes de Galicia y del norte de España) y Atocha está ahora en la fase de pruebas para los operadores, pero el ADIF cree que será posible ponerlo en servicio en las próximas semanas. En España hay dos redes de alta velocidad, la que parte de Chamartín hacia el norte y noroeste y la que sale de Atocha hacia el sur, este y sureste. La apertura del túnel unificará las dos redes, excepto la línea a Barcelona. Así, los trenes que partan del norte podrán cruzar Madrid sin necesidad de que los viajeros tengan que cambiar de tren o coger un cercanías para llegar hasta Atocha, y viceversa, pudiendo así conectar casi todo el país. El túnel se abrirá en cuanto terminen las pruebas y la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria dé su autorización. Para la línea que va a Zaragoza y Barcelona aún será necesario construir un ramal de conexión, aunque actualmente ya es más rentable en tiempo ir vía Madrid para llegar a la capital catalana.

Tren Avril circulando en pruebas para su homologación

Los trenes Avril que espera Galicia para mejorar los tiempos de viaje inician las pruebas para circular a 330 km/h

pablo gonzález

«Todo listo para las pruebas dinámicas de los primeros trenes de ancho variable y muy alta velocidad del mundo: Talgo Avril. En los próximos días comenzará el proceso de homologación comercial a 330 km/h en ancho ibérico». Con este mensaje en su cuenta de Twitter, Talgo da el pistoletazo de salida para las pruebas en vía de los Avril de rodadura desplazable, capaces de circular por trazados de ancho ibérico e internacional, pero también por los dos sistemas de electrificación que conviven en redes ferroviarias como la gallega. Los trenes de la serie 106 (esta es la denominación que utilizará Renfe) permitirán reducir el viaje a Madrid en unos veinte minutos en las ciudades del eje atlántico, según los cálculos del Ministerio de Transporte. Esto situaría a ciudades como A Coruña a unas tres horas y media de Madrid. No obstante, el ADIF confirmó hace unos días que el tiempo de viaje con estos trenes —y con el ERTMS en funcionamiento en el eje atlántico— podría acercarse más a los umbrales comprometidos en el 2018. A Coruña estaría a tres horas y cuarto de Madrid, y Vigo a tan solo cinco minutos más. Santiago se quedaría a dos horas y 50 minutos.

Seguir leyendo