Dos mil empresas gallegas en zonas calientes

Un tercio del tejido exportador gallego comercia con países de riesgo, cuyos conflictos internos y políticas proteccionistas son una amenaza para más de 5.000 millones de euros de negocio


vigo / la voz

Hace unas semanas, una empresa de Vigo especializada en equipamiento industrial tuvo que abandonar en Argentina un contenedor cargado de piezas para un cliente que le ofrece pagar en pesos argentinos. «Pecamos de ingenuos. Teníamos que haber contratado un seguro de cambio o pedir pago por adelantado», explica el empresario.

La volatilidad de la moneda es un factor de riesgo, como lo es la inestabilidad política y económica, o los vuelcos proteccionistas que están comenzando a dar países de gran peso en la balanza comercial gallega.

Fuentes del ICEX identifican una serie de países a los que «hay que ir con cuidado». Entre ellos destacan además de Argentina, Venezuela, Brasil, Turquía, Rusia, Arabia Saudí, Siria, Nigeria y Túnez. A los que hay que añadir los grandes mercados como el británico, amenazado por una salida de la Unión Europea sin acuerdo; y la incertidumbre generada por el pulso arancelario que mantiene la Administración de Estados Unidos, bajo la bandera del proteccionismo de Donald Trump; con China, el mayor consumidor mundial.

Hay más zonas calientes en el mapa exportador, pero solo estos países mencionados son fuente de negocio para más de 2.000 empresas gallegas que, según evolucionen los acontecimientos, se juegan más de 5.000 millones de euros en ventas (dato al cierre del 2018).  

Intereses en conflicto

El clima político y económico en Venezuela lleva ya tiempo frenando el negocio de las empresas gallegas en este país, hasta el punto de que las exportaciones que realizan más de 300 empresas apenas superaron el año pasado los 71 millones. Ahora la situación se complica. «El problema principal para las empresas es el control cambiario y la falta de divisas, la prohibición de expatriar dividendos y obstáculos para pagos a proveedores en el exterior», explica Alejandro Martínez Borrell, presidente de Grant Thornton en España, despacho de asesoramiento a empresas que ha inaugurado esta semana en Vigo su primera ofician en Galicia.

Argentina supone hoy el segundo mayor mercado latinoamericano para las compañías gallegas, solo por detrás de México. Las firmas exportadoras tienen una presencia muy intensa en alimentación (pesca, especialmente) y automoción. Hay 154 compañías que colocan sus productos el año pasado con una facturación de 176 millones. En este caso, las medidas proteccionistas impuestas por el Gobierno de Macri cargan también sobre las exportaciones de las empresas gallegas instaladas en el país (especialmente la industria pesquera). Pero las ventas de productos gallegos también están amenazadas. «Inflación, déficit fiscal o el endeudamiento del país suponen un riesgo», explica Juan Manuel Vieites, secretario general de Anfaco, la patronal española de la industria conservera, un sector muy preocupado por otro punto candente: Gran Bretaña. «Es uno de los principales países destino de las exportaciones del sector. Existe una gran incertidumbre a futuro por el resultado del brexit», afirma Vieites. Su visión coincide con la de la patronal gallega del textil, Cointega. Su secretario general, Alberto Rocha, que alerta del sobrecoste que supondrán las nuevas barreras arancelarias. «La forma de reducir riesgos a la que recurren las empresas es la búsqueda de socios (operadores y distribuidores locales o a través de un franquiciado)», explica Alberto Rocha.

A Gran Bretaña mira la industria gallega del automóvil. La planta de PSA Vigo tiene en las islas británicas a su quinto mayor cliente. Pero el riesgo existe no solo por lo que enviamos, sino también por la gestión diaria para multinacionales con plantas británicas instaladas en Galicia, como es el caso de GKN Driveline, proveedor de automoción británico que opera en Vigo desde hace 50 años.

Los países de la cuenca mediterránea, en especial a Turquía, también impactan en el automóvil. La devaluación sufrida por la lira turca ha mermado la capacidad de compra del mercado local al que va destinada una gama de vehículos fabricada en PSA Vigo.

Y todo ello a la espera de que EE. UU. y China moderen la tensión para frenar una guerra comercial de cuya onda expansiva no se librarían los exportadores gallegos, que en el litigio se juegan 700 millones al año.

LOS PAÍSES CON MÁS RIESGO PARA LAS EXPORTADORAS GALLEGAS

Venezuela: Inestabilidad política y económica, en un país sin dólares ni euros  

Ya antes del ultimo estallido, la asfixia de divisas internacionales cerró al exterior las puertas del mercado venezolano. No hay dólares con los que financiar las importaciones y vender en bolívares es una locura dada la depreciación constante que sufre la moneda local.

Argentina: De la petición de rescate al FMI a las dificultades para generar divisas

La petición de 30.000 millones al FMI no es el único factor que ha espantado a las empresas. El proteccionismo impuesto Mauricio Macri desde su llegada la Casa Rosada, sumado a la depreciación de las divisas y la volatilidad elevan extremadamente el riesgo.

Gran Bretaña: Preocupación y tensa espera ante la desconexión de la UE

La salida del Reino Unido de la Unión Europea sigue siendo incierta en cuanto al fondo y a la forma. Una escisión sin acuerdo es el peor escenario que temen los principales sectores exportadores al Reino Unido, y la industria pesquera.

Rusia: Cada vez más barreras arancelarias y pérdida de valor del rublo

Según el ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior) Rusia está aplicando un número creciente de barreras arancelarias para acceder a su mercado. El rublo no ha dejado de caer debido a las sanciones occidentales y al desplome de la lira turca.

«La inestabilidad geopolítica global es mala para todos»

Enrique Villaverde, gerente de Eurolatón, advierte de que «En Argentina, si no mejoran las cosas con Macri, no retomaremos la actividad»

Eurolatón ha pasado por una crisis de esas de las que, si consigues salir, lo haces con la sabiduría de lección aprendida. La empresa de herrajes, con sede en Caldas (Pontevedra), desde sus orígenes ha tenido una vocación exportadora, y pocas pymes gallegas como ella conocen los riesgos del mercado exterior, que no parecen ir a menos. «Existe una inestabilidad global geopolítica que es mala para todos, y que está perjudicando el comercio exterior», afirma el gerente de la empresa, Enrique Villaverde.

Eurolatón coloca en el mercado desde piezas para automoción hasta tornillos y tuercas para aerogeneradores, pasando por el sector dental y del instrumental médico. Y algunos de sus mercados se encuentran en las denominadas zonas calientes. «Contamos en Argentina con una delegación propia, pero si no mejoran las cosas con Macri, no retomaremos la actividad», explica el gerente. «Venezuela ha sido un país muy importante para nosotros. Hemos vendido mucho allí, pero con Maduro no se hace nada, porque es imposible de cobrar», añade. Ante estos riesgos, el empresario explica que la solución es diversificar. «Riesgo no soportamos ninguno. Apostamos por el comercio en la Unión Europea, tenemos delegación propia en la República Checa, y estamos muy enfocados en el mercado americano: México, Chile, Panamá, Cuba, y hemos abierto una delegación en Perú».

Seguir leyendo

«Internacionalmente es un momento difícil para crecer»

Patricia García, de la firma de lencería Selmark, reconoce que «en Turquía pasamos un momento difícil, pero ya mejoró. Simplemente tienes que ser paciente».

Creada en 1975, y con 7 plantas repartidas entre España, Portugal y Túnez, la empresa lencera Selmark (O Porriño, Pontevedra) pone en el mercado cada año 1.600.000 prendas, que se distribuyen en 48 mercados de todo el mundo, incluida China, con una treintena de puntos de venta multimarca en China continental y cerca de 50 en Hong Kong.

«El mercado extranjero representan el 30% del negocio de la compañía», explica Patricia García, directora de comercio exterior de Selmark. Cuenta que la empresa ahora está abriendo mercados en Túnez, Marruecos o Senegal. «Todos los países pasan en algún momento por situaciones de incertidumbre», afirma Patricia, que cita como ejemplo la cercana Francia, en donde el pequeño comercio está quedando desmantelado, lo que supone un golpe para el retail.

Seguir leyendo

«Nunca nos marchamos a la primera de cambio»

Juan Ferro, director de la empresa de maquinaria Internaco, define como «dramática» la situación en Venezuela, donde siguen manteniendo a su cliente

Internaco es una empresa de maquinaria que arrancó su actividad en 1976 en Ordes (A Coruña) con la distribución en exclusiva para España de la marca sueca de maquinaria forestal y de jardín Husqvarna. En este momento está presente en 50 países. La evolución de su actividad exterior arranca con los primeros negocios con firmas de Sudamérica hasta las operaciones actuales en países de África y Europa, algunos de ellos en situación de riesgo. «Todos los países atraviesan por dificultades, pero nosotros nunca nos marchamos a la primera de cambio, nos mantenemos fieles a nuestros clientes. En Libia nos mantuvimos y ahora el país se recupera», afirma Juan Ferro, director general de Internaco.

Seguir leyendo

  

«El riesgo existe y lo puedes llegar a vivir directamente»

A pesar de las barreras de entrada y la situación económica, Alberto Cáceres, de Trison, asegura que han seguido trabajando en Brasil

Trison es una empresa de A Coruña especializada en soluciones audiovisuales, fuertemente internacionalizada. Cuenta con delegaciones en Barcelona, China, Corea, Taiwán, Japón, México, EE. UU., Rusia y en el corazón de la City de Londres, a pesar del brexit, porque la firma ya operaba en la capital británica desde hace casi 10 años.

Su negocio consiste en la digitalización de espacios físicos y experiencia de cliente, una actividad para la que, a la hora de salir fuera del país, suelen ir de la mano de clientes (Inditex, Tous, Ikea, Sephora o Toyota, entre una larga lista). «Estamos en 76 países, y gran parte de nuestro negocio, hasta un 80 %, lo tenemos fuera de España. El riesgo en determinados países existe, te puede afectar de manera indirecta, a través de tu cliente, pero también de forma directa», explica Alberto Cáceres, consejero delegado de Trison.

Seguir leyendo

 

Votación
0 votos
Comentarios

Dos mil empresas gallegas en zonas calientes

Este proyecto ha sido cofinanciado por