Rafael Armada, de Ortigueira, creó el primer equipo y el primer estadio de fútbol de Cuba

martín fernández

CUBA

ARCHIVO MARTÍN FERNÁNDEZ

En 1928 construyó el Campo Armada, en terrenos de su propiedad e inaugurado por el presidente de la República

21 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La amplia y fecunda diáspora gallega hizo grandes aportaciones a los países de acogida tanto en el plano intelectual como en el político, el económico, el cultural o el deportivo. El deporte _y en particular el fútbol_ no fue ajeno a esa Galicia de acolá por muy poca que sea la atención que le prestan los estudiosos de nuestra emigración. Los gallegos y sus sociedades contaron con clubes y deportistas de primer nivel. Un ortigueirés, Rafael Armada Sagrera, construyó el primer estadio de fútbol de Cuba y fundó el equipo más antiguo del país, el Hispano América, cuatro veces campeón de Liga y con cuatro equipos femeninos ya en 1928…

El club lo fundó en 1912, cuando tenía 20 años, y fue campeón de la Liga de Cuba cinco temporadas: 1914-1915, 1915-1916, 1918-1919, 1920-1921 y 1949-1950. Años más tarde, en 1928, construyó en terrenos de su propiedad el primer estadio del país _el denominado Campo Armada_ en las afueras de La Habana, en la carretera de Güines. A su inauguración asistió el presidente de la República, Gerardo Machado.

Chocolate y Los tres Villalobos

El emigrante de Ortigueira era el propietario de dos famosas marcas de chocolate: La Gloria y Armada. Esta última era una fábrica de galletas, chocolates, africanas, bombones, confituras, caramelos y de leche de chocolate marca Nao Capitana. Ocupaba a 77 trabajadores y se ubicaba en Aranguren 120, en Guanabacoa. En la sociedad figuraba Armada, como gerente, y sus hijos Rafael, Francisco y Gustavo Armada Hurtado de Mendoza. La compañía poseía también Chocolates La Gloria, famosos por patrocinar una de las series de radio y TV más seguidas del país, Los Tres Villalobos, cuyos cromos se distribuían con los chocolates.

El estadio costó 100.000 pesos, fue financiado por Armada, emigrantes y sociedades de ocio, y se levantó bajo la dirección del arquitecto Luis Bonich. Tenía capacidad para 10.000 espectadores. Fue el primero de Cuba con iluminación nocturna y en él jugaron equipos del Centro Gallego, el Baleares, el Olimpia y el Hispano. No solo estaba orientado al fútbol. En su entrada, que reproducía una puerta almenada de un castillo, había bar y salones donde se distribuía la cerveza inglesa Cabeza de Perro (patrocinó la inauguración) y cuyo representante en Cuba era un gallego.

Campo Armada acogió en 1938 el banquete en honor de la Selección Vasca, en gira por Hispanoamérica, al que asistieron 400 comensales en una mesa que abarcaba la extensión de la grada de tribuna, presidida por el presidente del Centro Vasco, Jesús Azqueta, y Armada. En 1959, según Gonzalo Morán y Santiago Felipe Prado en El fútbol y los clubes españoles de La Habana, Campo Armada fue incautado por el Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).