Barreiros tuvo cinco sociedades de emigrantes en Cuba, la mayor cifra de A Mariña

La mayor huella de la arquitectura indiana en A Mariña se concentra en la franja costera de Barreiros a Ribadeo y en el entorno de Viveiro

Socios de Hijos de San Miguel y Reinante en La Tropical. Imagen publicada en el Eco de Galicia del 25 de octubre de 1925.
Socios de Hijos de San Miguel y Reinante en La Tropical. Imagen publicada en el Eco de Galicia del 25 de octubre de 1925.

La mayor huella de la arquitectura indiana en A Mariña se concentra en la franja costera de Barreiros a Ribadeo y en el entorno de Viveiro. No es para menos pues Barreiros fue, entre todos los concellos mariñanos, el de mayor número de centros de emigrantes en Cuba. De los 21 de la comarca, 5 eran del municipio barreirense.

Curiosamente, el último en constituirse fue el de los nativos de la capital municipal. Hijos de la Villa de Barreiros nació el 12 de octubre de 1924 pero, ante la escasez de socios y actividades, entró en crisis y hubo de reformar sus estatutos en 1934 para seguir funcionando. Al año siguiente ya tenía “un centenar” de asociados, según los números 382 de Eco de Galicia de 1935 y el 5 de Cultura Gallega, de junio de 1936.

Tras refundarse, en las elecciones del 24 de enero de 1936 fue elegida una directiva presidida por José Mª López Vila y formada por Ramón Fanego, vicepresidente; Ramón Veiga Ramos, secretario; José Mª y Ramón López Moreda, vicesecretario y tesorero; Manuel González Lorenzo, vicetesorero, y Francisco Fernández Rocha, Francisco Palmeiro, José Antonio Carracedo, Roberto Piñeiro, Manuel Rego Dorado y Manuel Fuentes Fuentes, vocales.

Más antiguo y con más relieve social fue Hijos de San Miguel y Reinante que se fundó el 23 de agosto de 1908. De su primera junta, que presidió Narciso Rocha, formaron parte Narciso Fernández, José y Francisco González, Antonio Díaz Moreda, Manuel Posada, Antonio Dorrego, Teolindo Dorado, Francisco Álvarez, Víctor Rocha, Pedro Penabad, Narciso Rego, Marcos Villarino, José y Ramón García, Antonio y Pedro González, José R. Dorado, Enrique y Jesús Díaz y Benito García.

San Miguel, Reinante y O Penelo

Al año siguiente, la entidad disponía de 100 socios, un local en la calle Dragones 4-6 y un panteón social. En 1912 inició la construcción de la escuela de San Miguel que entró en funcionamiento cuatro años después. Su periódico, El Eco de San Miguel, dirigido por el maestro Manuel Canto Lorido, se distribuía en la comarca y llegó a tener 23 suscriptores en Tampa (Florida) donde Antonio Rico y Ramón Rodríguez abrieron una delegación en 1927.

En 1918, la directiva decidió construir otra escuela en Reinante donde funcionaba una de tipo elemental donada por la familia de O Penelo y con un maestro que pagaban los emigrantes. Se edificó en 1926 y en recuerdo a dos antiguos filántropos se colocó una placa que dice: “La sociedad benéfico-cultural Santiago de Reinante en recuerdo de los bienhechores de esta primera escuela mixta, don José y don Antonio Díaz de la Rocha, eterna gratitud”. La actividad de Hijos de San Miguel y Reinante está amplia y profusamente recogida en periódicos y revistas como Suevia, Cultura Gallega, Galicia, Para gloria del terruño, América-Galicia, Cultura Hispánica o El Almanaque de El Mundo, entre otras.

Hijos de Cabarcos y una comarca que contó con 21 de las 93 asociaciones que tuvo la provincia

La quinta sociedad de emigrantes de Barreiros en Cuba fue Hijos de Cabarcos. De ella, este cronista solo pudo conocer que, en 1921, tenía su sede en la calle Galiano número 96 y que fue promotora de la escuela de Vilamar (San Xusto de Cabarcos) inaugurada en 1919. El centro fue construido por los vecinos del lugar que aportaron dinero, materiales y su propio trabajo mientras que los residentes en Cuba apoyaron económicamente esa iniciativa civil.

La provincia de Lugo tuvo en Cuba 93 sociedades de emigrantes con el nombre de alguna localidad o concello lucense. El mayor número (34) corresponde a centros de emigrantes de A Terra Chá. Le siguen las comarcas de A Mariña con 21, Chantada 10, Fonsagrada 6, A Ulloa y Lugo 5, Meira y Os Ancares 4, Lemos 3 y Sarria 1.

De A Mariña, tienen panteones o capillas en el Cementerio de Colón un total de cinco sociedades: Lorenzana, Trabada, Vilameá y Vilaodrid, San Miguel y Reinante y Vivero y su Comarca. Del resto de la provincia, son 20 las sociedades con osarios en la citada necrópolis: San Simón y Samarugo, Progreso de Lanzós, Unión Vilalbesa, El Valle de Lemus, Hijos de Pastoriza, Chantada, Carballedo y comarca, Juventud de Baleira, Hijos de Roupar y Lousada, Hijos de Sarria, Hijos de Cospeito, Unión de Baleira, Monterroso y Antas, Chantada, Carballedo y comarca (un panteón adquirido a Naturales de A Peroxa en 1989), Liga Santaballesa, Hijos de Abadín, Hijos de Buján, Taboada, Chantada y Portomarín, Club Navia de Suarna, Liga Santaballesa (una capilla comprada a Hijos de A Capela en 1962) y Juventud de Baleira (un nuevo panteón construido en 1963).

martinfvizoso@gmail.com

El Centro Benquerencia fue el primero en constituirse, en el año 1906

La primera de las sociedades de Barreiros en constituirse en La Habana fue el Centro de Benquerencia, en 1906. Fue la primera del concello y de A Mariña pues dos con una existencia anterior tenían carácter lúdico: Hijos del Partido de Vivero, de la que solo existe una noticia sobre su creación publicada el 21 de julio de 1890 en el número 630 de El Eco de Galicia; e Hijos de San Cosme y Santa María de Recesende, del mismo año. El Centro de Benquerencia fue una sociedad instructiva que en 1908 tenía 30 socios y el fin de construir una escuela de primera enseñanza ?a Escola do Canteiro- en su parroquia. La gestora estaba presidida por Manuel Posada y tenía a José Pérez Dorado, como tesorero; Cosme Rocha Larrea, secretario; y Luis Villarmea, Cosme M. Pérez, José Díaz, Ramón Martínez, Gabriel Liñares y José Vizoso, como vocales. La escuela comenzó a edificarse en 1906, abrió el 31 de agosto de 1907 con 65 alumnos y estuvo en funcionamiento hasta 1962, cuando fue cedida al Estado. Para ayudar a levantarla aportaron donativos 104 personas de Benquerencia y otros puntos de A Mariña, Cuba y Argentina.

De sus actividades hay reseñas en revistas como Galicia, Para gloria del terruño, La Alborada y Suevia. Los emigrantes de San Pedro de Benquerencia en Cuba fundaron una segunda sociedad -Hijos de Benquerencia, con sede en la calle Simón Bolívar 30 de La Habana- el 1 de agosto de 1920. Lo hicieron visto el escaso número de socios de la anterior. Su directiva la formaron José R. Cobo, presidente; Manuel Posada, vicepresidente; Inocencio González, secretario; Pedro López, vicesecretario; Francisco Álvarez, tesorero; Francisco Vizoso, vicetesorero; y Alfredo González, Julián y Manuel Castrillón, Cosme y José Rodríguez y Francisco Dorado, vocales. Su finalidad principal era apoyar la escuela de O Canteiro y sufragar sus gastos. Su actividad está recogida en Eco de Galicia (años 1921 y 1922, sobre todo) y en las revistas Galicia y la comercial ilustrada América-Galicia.

Votación
0 votos
Comentarios

Barreiros tuvo cinco sociedades de emigrantes en Cuba, la mayor cifra de A Mariña