Cele Basanta, de Viveiro, ganó la liga de Cuba en 1955 con el Casino Español C.F.

Fue varias veces internacional, regresó a su ciudad pero se asentó definitivamente en Nueva York


viveiro/la voz

Celedonio Basanta Casal ?Cele Basanta en el fútbol cubano- nació en Covas (Viveiro) en 1929. Fue varias veces internacional con la Selección Cubana y ganó la Liga en 1956. Jugó su último partido con la Selección, contra Honduras, el 27 de febrero de 1960. Ya llegara Fidel y nada volvió a ser igual. Basanta regresó a Viveiro y se asentó definitivamente en Nueva York. No logró borrar de sus ojos ni el paisaje ni los airiños da ría y volvía cada poco. Tenía raíces y una familia que lo esperaba, como una piña…

Era hijo de Celedonio Basanta García y de Josefa Casal, un matrimonio de viveirenses en Cuba. El padre tenía un barco con el que repartía víveres y mercancías por villas y pueblos de la costa. Su hermana Rosa ?Rosita da Roxa- nació en La Habana en 1925 y cuatro años después vino él al mundo en Covas adonde su madre, Josefa, se había desplazado para reponer su debilitada salud.

El joven Cele pasó en Viveiro su infancia y juventud formándose y cultivando su pasión por el fútbol. En 1948 regresó a Cuba con su padre. No había hecho la mili y pudo salir gracias a las gestiones de su progenitor con el gobierno americano que lo había condecorado por colaborar con su ejército en la isla. Estados Unidos permaneció largo tiempo en Cuba tras la independencia del país. Primero, hasta 1902, cuando le arrendaron bases como la de Guantánamo. Luego, en 1906, fue el presidente, Estrada Palma, el que llamó a sus tropas para sofocar una revuelta y se quedaron hasta 1909. Y entre 1912 y 1933, su injerencia fue constante al manipular a los sucesivos gobiernos- títere con el pretexto de proteger sus intereses en la isla.

Una requisitoria en 1949

Cele pudo salir así de España. Pero, con todo, el Ministerio de Marina publicó el 6 de agosto de 1949 una requisitoria en la que le daba un plazo de 30 días para presentarse ante el juez instructor, Luis Cebreiro López, en la Ayudantía de Marina de Viveiro, e incorporarse al servicio militar en el Reemplazo de 1949. Pero Basanta ya estaba en La Habana. La ciudad, refulgiente y bulliciosa, tenía entonces las medidas justas del deseo de cada quién. Nada que ver con la destrozada Europa de posguerra ni con el color gris de aquella España encarcelada. Y allí encontró trabajo como representante de una casa de pinturas y alimentó su pasión por el fútbol, entonces en auge en Cuba.

Comenzó jugando en equipos de barrio y pronto destacó como un centrocampista de poderío físico y técnico. En 1954 lo fichó el Casino Español, un club de gran solvencia financiera con el que fue Campeón de Liga de Cuba en 1956.

Al año siguiente ganó también el Trofeo Miami Spring Festival ?una especie de Copa del Caribe- contra el equipo local Coral Globes Soccer. La revista Goles tituló así al día siguiente: «Con un Cele Basanta excelso en labores defensivas y el peligro constante de José Doce, los casinistas demostraron por qué son campeones de Cuba: 2-4».

El castrismo, nueva vida en Nueva York y permanente relación con Covas y su familia

La revolución castrista guillotinó las estructuras sociales anteriores a su llegada en 1959. Entre ellas, las colectividades sobre las que se basaban los clubes de fútbol como el Centro Gallego, el Asturiano, etc. Creó un nuevo sistema desde la nada y acabó generando una competición sin alicientes y no profesional con un calendario caótico en el que, a veces, todos los encuentros son en el mismo campo, el Estadio Nacional Pedro Marrero, sin remodelar desde su inauguración en el lejano octubre de 1930…

Cele Basanta tenía ya 31 años y comprendió que sus sueños se esfumaban. Así que siguió la senda de millones de cubanos y abandonó el país. Vino a Viveiro por un tiempo pero pronto marchó a Nueva York. Allí se ocupó en la gestión de un edificio en Manhattan, se casó en 1965 con Josefina Sánchez, natural de Mera (A Coruña), que aún vive en NY, y tuvo dos hijos: José Antonio, residente en Philadelphia, y Sole, en Castro Urdiales (Santander).

Desde que se asentó en Estados Unidos, regresó a Viveiro cada 5 o 6 años y desde que se jubiló en los 70, todos los veranos. Siempre estuvo muy unido a su familia de Covas (Viveiro), a su hermana Rosa Basanta Casal que falleció en 2016, poco después que él.

Un hijo de ésta, Roberto, y sus nietos Cele (ahijado del futbolista) y Rosana son hoy depositarios de la memoria de su tío y padrino, respectivamente.

Como sucede en otros lugares (O Vicedo con Agustín Rodríguez, por ejemplo) pocos recuerdan hoy en Ribadeo y Viveiro a Conrado Paz y a Cele Basanta. Y nada evoca su recuerdo o su gloria futbolística. Ni una placa, ni una grada ni un monolito. Nada.

Desde que se asentó en Estados Unidos regresó a Viveiro cada 5 o 6 años y al jubilarse, todos los veranos

Cuba, séptima en el Mundial de 1938 y el Centro Gallego, campeón diez veces

En septiembre de 2019, tres futbolistas de la Selección de Cuba ?Alejandro Portal, Andy Baquero y Jordan Santa Cruz- escaparon tras el encuentro de la CONCACAF ante Canadá en Toronto. Fue el último episodio de otros muchos. El periodista Omar Claro lo vez con nitidez: «La dejadez con la que se trata el fútbol en Cuba solo deja una opción para que los mejores jugadores progresen: la huida». Estructuras decadentes, un campeonato nacional abandonado, estadios antediluvianos, poca atención mediática y un sistema político castrante, también en el deporte, explican el deterioro hoy del fútbol cubano.

Pero no siempre fue así. Los años 20 y 30 y la década de los 50 del pasado siglo fueron la edad de oro del fútbol en la isla. En los 50, los mejores equipos del mundo recalaban en La Habana para medirse a equipos locales profesionalizados. El Atlético de Madrid de Ben Barek, Carlson o Juncosa; el Real Madrid de Pahiño, Muñoz, Zárraga, Joseito o Molowny; el Celta de Vigo de Simón, Otero, Lolín, Atienza o Hermida; el Gijón o el Español de Barcelona jugaron, ganaron y perdieron con los grandes equipos de Cuba. Y varios cubanos jugaban en la 1ª División española, el más célebre Juanito Alonso, que vistió las camisetas del Oviedo y del Real Madrid…

En el Campeonato del Mundo de 1938, celebrado en Francia, la Selección de Cuba fue 7ª del mundo, entrenada por el vigués José Tapia y con jugadores como el tambien vigués Manuel Berges, el asturiano Joaquín Arias o el coruñés Manuel Chorens, el capitán. La importancia de Galicia en el fútbol cubano fue determinante. Tanto, que entre 1912 y 1960, el equipo que más veces ganó la Liga Cubana fue el del Centro Gallego (10 veces), seguido por Juventud Asturiana (8) y el Real Iberia (7).

Hoy el fútbol renace en Cuba a espaldas del Regimen pero con la imparable fuerza de Internet o la tv por cable. Un partido del Real Madrid o del Barcelona reúne ya más seguidores que el clásico béisbol, deporte bendecido por las autoridades.

Votación
0 votos
Comentarios

Cele Basanta, de Viveiro, ganó la liga de Cuba en 1955 con el Casino Español C.F.