La muiñeira se hace habanera en el Ágora

Rodri García A CORUÑA

CUBA

MARCOS MÍGUEZ

Eduardo Coma convierte un poema de Blanco Amor en una suite que funde Galicia y Cuba

02 ago 2020 . Actualizado a las 11:01 h.

«Al hablar de la música de Cuba se piensa que es solo un cencerro, unas maracas y un negrito dando cintura. ¡Nooo! Hay otras cosas». Esto sostiene, con su notable acento cubano, el violinista Eduardo Coma, afincado en A Coruña desde hace años. Un día leyendo a Eduardo Blanco Amor se encontró con «un poema que se llama Muiñeira. Es un poema muy lindo, una cosa preciosa. Cuando lo leí me dije: aquí está la idea, esto era lo que buscaba....». Así nació un proyecto cuyo boceto se llama Cubalicia, con la b doblándose también en g, y que se plasmará en un disco. Estaba previsto, allá por el mes de marzo, que lo grabaran el Quinteto Cimarrón y la Orquesta Gaos. Pero llegó la pandemia y el proyecto quedó estancado. Estos días lo retoman, con algunas modificaciones: el Quinteto Cimarrón lo grabó ayer en el Ágora de A Coruña y más adelante la Orquesta Gaos completará la grabación del disco.

En un libro de Oleiros

El tema principal es la suite escrita por Eduardo Coma basándose en el poema de Blanco Amor, «que está dentro de Cuatro danzas folklóricas, uno de los apartados del libro En soledad amena, publicado por el Concello de Oleiros», detalla.

Coma describe con pasión el contenido de la nueva composición musical: «Es una suite que tiene cinco movimientos. El primero está dedicado a algo que se hace mucho aquí en Galicia que es el paseo, pasear. En Cuba eso se dejaba para los domingos, pero aquí la gente intenta caminar todos los días por eso de la salud... Es un homenaje a ese andar».

El segundo movimiento alude «a algo que también es muy típico de aquí como es la fiesta: donde hay un gallego tiene que haber una fiesta. Entonces ahí está la celebración. Luego, después de haber paseado y tenido la fiesta qué mejor que volver a pasear por Compostela. Por eso el tercer movimiento está dedicado a Santiago y suena así como a piedra con lluvia, algo místico».

La emigración

El cuarto movimiento de esta suite se llama Sin retorno, «está también en mi disco anterior, en Violingrafía, y trata de los viajes de la emigración, tanto para un lado como para el otro, de Galicia a Cuba y de Cuba a Galicia. Y no solo el viaje físico, sino el mental». Coma sabe de qué habla porque lo ha vivido: «La persona que ha salido de allá siempre está pensando en que esto me recuerda a... Entonces, cuando llevas tanto tiempo acá, y vas al sitio tuyo ya dices esto me recuerda... ¡al del otro lado! Ya eres de los dos sitios y a la vez de ninguno».