De Cuba a Ourense: la odisea musical que reunió a una familia

William Prieto, percusionista en la Orquesta Los Satélites, llegó del país caribeño en el año 2002 con solo una fotografía con la que inició la búsqueda


Ourense / La Voz

Cuenta Dolores Rodríguez que, «cuando llegó Willy, hubo gente que dijo que era un impostor». Ocurrió en el 2002, en la parroquia de Mugares, en Toén. Al inicio de la carretera principal del pueblo se detuvieron dos coches, y de uno de ellos se bajó un hombre preguntando por los Prieto. «Se presentó diciendo que buscaba a los familiares de su bisabuelo, y dejó su número de teléfono para reunirlos», narra.

William Prieto, ahora percusionista en la Orquesta Los Satélites, desembarcó en Galicia con 29 años buscando empezar una nueva vida lejos de Cuba. Y acabó conectándola con la de sus antepasados. «Vine con un quinteto musical gracias al Estado, y llegamos a Ourense», dice. Él, por una conversación con su padre, sabía que sus orígenes estaban en la provincia. Solo disponía de varios papeles y una fotografía para iniciar la búsqueda, así que fue la música la que le dio el empujón necesario para concretarla.

«Habíamos ido a trabajar a un restaurante, y uno de los empleados, amigo del alcalde, me dijo que yo no parecía cubano. Le comenté que mi bisabuelo era de Mugares, así que al día siguiente vinieron a buscarme al hotel y nos fuimos allí, a ver si quedaba alguien con mi apellido», explica.

Flores frescas entre las tumbas

La pista definitiva no llegó gracias a un papel en un registro, sino a una lápida. El Ayuntamiento había perdido multitud de archivos debido a un incendio años atrás, así que fue ante la iglesia, buscando nombre a nombre entre las tumbas, donde encontró la respuesta. Ante una de ellas, la de Vicente Prieto, reposaban flores frescas. «Allí estaba enterrado el hermano de mi bisabuelo. Entonces, entendimos que aún quedaba alguien y el cura nos llevó hasta ellos», cuenta William.

La sorpresa fue mayúscula, porque, al día siguiente, en su primer encuentro, acudieron más de una veintena de personas. «Se les salían las lágrimas cuando les conté cosas sobre quiénes aún estaban vivos en Cuba», recuerda William. Dolores, que desde entonces lo identifica como a un hijo más, dice que su madre, de la que aún guarda cartas de los años 50, intentó mantener el contacto con el otro lado del charco. Y aún así, hacía casi 40 que no sabían nada de ellos. Willy, gracias a los datos que le había facilitado su padre, volvió a conectarlos.

Los antepasados de William Prieto en Cuba
Los antepasados de William Prieto en Cuba

«Yo me quería quedar. Incluso tenía pensado hacerlo aunque no encontrase a mi familia. En Cuba, las cosas estaban muy difíciles», ilustra el percusionista.

Tras la orquesta por la provincia

William tiene ahora 45 años, vive en la localidad coruñesa de O Temple y también en la carretera. Especialmente en verano, cuando la orquesta eleva el ritmo de su agenda de actuaciones. En Los Satélites, una pequeña Torre de Babel con mucho acento latinoamericano, encontró su sitio después de bregar en sus comienzos. «Empecé tocando con unos compañeros en un bar de música cubana. Con el tiempo, Javier Saavedra, que nos tenía echado el ojo, nos cogió a tres miembros de la formación que habíamos venido», explica William. Pero entre medias, sus familiares le ayudaron a empadronarse y a tirar hacia adelante. «Ellos acababan de tocar a la una de la mañana, así que mi marido los llevaba por la mañana cuando se iba a trabajar y los recogía al volver», cuenta Dolores.

«Se volcaron en echarme una mano, en todo lo que hiciese falta», agradece William. Al contarlo, muestra aún gestos de incredulidad. Como si el vuelco que dio su vida al coger aquel avión sin billete de vuelta fuese más de lo que nunca imaginó. «Ahora, voy casi todos los meses a Ourense», dice con una sonrisa. A finales de junio tocó en la Plaza Mayor de la capital provincial con su orquesta. Y Dolores y su marido, que aquella vez no pudieron asistir, no pierden detalle del calendario de actuaciones que espera a Los Satélites para seguirle a la próxima fiesta.

Votación
1 votos
Comentarios

De Cuba a Ourense: la odisea musical que reunió a una familia