Este proyecto ha sido cofinanciado por

El dinero de Cuba, germen de la industria del calzado a finales del XIX

Retornados de ese país abrieron las primeras fábricas y dieron empleo a los trabajadores de los pequeños talleres

Antigua fábrica de curtidos de Manuel Sáez, activa hasta mediados del siglo pasado
Antigua fábrica de curtidos de Manuel Sáez, activa hasta mediados del siglo pasado

monforte

Los talleres artesanales de calzados permitieron en el medievo, y durante los siglos posteriores, mantener a un número importante de familias en la villa del Cabe. Desde por lo menos el siglo XIII existen referencias documentales a una calle intramuros de la villa que se denominaba oficialmente Zapatería. Comunicaba, y lo sigue haciendo, la puerta de Pescaderías con la puerta de la Zapatería. Durante la segunda parte del siglo XIX, pasó a ser calle de la  Cárcel Vieja y, posteriormente, calle Juana de Castro. Hace unos años recuperó su nombre medieval.

  Una de las referencias documentadas más antiguas de esta calle corresponde al año 1333, referencia que además tiene el valor añadido de ser la más antigua haciéndose eco de la cofradía de los zapateros. El foro pertenece al monasterio benedictino de San Vicente do Pino. En padrones de los siglos XVI y XVII se informa de los zapateros establecidos en la población de Monforte. Estos importantes documentos hoy custodiados en el archivo de la Real Chancillería de Valladolid, son una fuente importantísima de información. Los hay de los años 1554, 1556 y 1558.

Zapatero «pobre»

Por ejemplo, el padrón del año 1554 nombra a los siguientes zapateros de la villa de Monforte de Lemos: «Folio 291 vlto: Pedro Fernández çapatero; Juan Rodríguez çapatero; Pedro Rodríguez çapatero; Folio 292: Bartolomé Rodríguez çapatero; Folio 292 vto: Gerónimo Díaz çapatero; Juan Carnero çapatero; Alonso de Gondino çapatero; Lucas çapatero; Folio 293: Juan Preto çapatero; Folio 294: Juan Rodríguez çapatero; Folio 295: Duarte Alvarez çapatero; Folio 295 vlto: Pedro de Gondar çapatero; Pedro Alvarez çapatero; Folio 296: Manuel Rodríguez çapatero; Pedro de Pino çapatero; Martiño çapatero; Francisco Alvarez, çapatero; Antonio Fernández çapatero; Folio 297: Domingo çapatero tabernero; Folio 297 vlto: Domingo yerno del boticario çapatero; Folio 298: francisco çapatero yerno  de Pedro da Ponte; Mateo çapatero pobre!». 

Siguiendo estos padrones, podemos indicar que los barrios de Os Chaos, Remberde, Carude, A Calexa y Arrabaldo eran los que tenían más negocios de este gremio.

Las primeras fábricas de calzado de producción en serie se instalaron en Monforte de Lemos en el año 1899. Retornados de Cuba, instalan las primeras fábricas de producción en serie, absorbiendo un número elevado de los maestros zapateros, artesanos que vieron en esta recién instalada industria local una oportunidad de mejorar su bienestar y confort de vida.

No todos los zapateros optaron entonces por desvincularse de sus talleres artesanales, pero fueron una minoría los que transcurridas unas décadas siguieron desempeñando esa variante.

Censo de talleres

El padrón municipal del año 1900, un año después de la instalación de las primeras fábricas de producción en serie, indica a los siguientes zapateros por calles y barrios: Abeledos, 10 zapateros; Santa Clara, 7; O Fabeiro, 1; O Cantón, 1; A Plaza; 4; Santo Domingo, 2; Cardenal, 1; A Compañía 1; Doutor Teijeiro, 4; San Antonio, 1; Carude, 9; Conde, 3; Carretera de Quiroga, 1; la plaza del Piñeiro, 1; calle del Progreso 1; Doutor Casares, 8; Zapatería 2, igual que en la Puerta Nueva; Zapardiel 1; Prazuela da Cárcere Vella, 1. En las parroquias rurales, por otra parte, tenemos constancia de esta actividad en Baamorto (3), Moreda (2), Ribas Altas (1), Seoane (1) y Tor (1).

Un nutrido padrón de productores y tiendas antes del estallido de la guerra civil

Según publicaciones de periódicos y semanarios del año 1935, esta era la relación de zapateros, zapaterías y tiendas de curtido que funcionaban entonces en Monforte: Antonio López Fernández, Cardenal 40; José López Rodríguez, fábrica de calzado La Fuente, Doctor Teijeiro, 45.: Manuel Pérez Moreiras, curtidos; Hijos de Ramón Fernández, fábrica de calzado; Manuel Sáez Gómez, fábrica de curtidos; Luis Martínez Rodríguez, fábrica de calzado Cardenal, 9 ; Luybe, almacén de curtidos, fábrica de calzados y cortes. Aparador; Vicente Rodríguez Siso, almacén de curtidos y fábrica de calzado disoluciones y almacén de curtidos; Carlos Regojo Veloso; Calzados Aira, Jesús Lamazares Vázquez, fábrica de calzado, cortes aparadores y disolventes; Casa Cabal, Carretera de Lalín; Calzados Pérez, calle A Coruña, 13; y Domingo Aira, fábrica de calzado, doctor Casares, 165.

A mediados del siglo pasado la industria del calzado ocupaba a centenares de personas, lo que repercutía en la economía de muchas familias de Monforte. Desde hace unas décadas, el sector ha perdido el empuje que tuvo en tiempos. Los zapateros ya no son ni de lejos en número los que a mediados del siglo XX desarrollaban esta actividad. A pesar de ello, aún existen algunas de fábricas que luchan para que el sector se mantenga. Son famosos los «zapatóns», calzado artesano de gran resistencia muy indicado para senderismo, escalada y trabajos que implican de cierta dureza.

Votación
0 votos
Comentarios

El dinero de Cuba, germen de la industria del calzado a finales del XIX