Valentín Costa: «El ajedrez postal es más de estudio, de análisis, conoces gente de todo el mundo»

Santiago Garrido Rial
s. g. rial REDACCIÓN / LA VOZ

ARGENTINA

BASILIO BELLO

Campeón de Argentina de ajedrez por correspondencia, reside en Carballo, tiene orígenes en Dumbría y se crio en Buenos Aires

17 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Valentín Costa acaba de proclamarse campeón argentino de ajedrez por correspondencia, una modalidad secular del ajedrez más conocida por profesionales que por los aficionados, pero con gran relevancia histórica. Tiene su propia federación internacional, como el presencial, con sede en Suiza, y en España hay más de 1.500 federados. Valentín es vicepresidente de la Asociación Española de Ajedrez por Correspondencia, además de delegado de la federación internacional.

Valentín, de 50 años, nació en Argentina, donde vivió hasta los 17. Hijo de dos dumbrieses emigrados a Buenos Aires, a su regreso a España ya se quedó en Carballo, donde reside y además es concejal del PSOE. Profesionalmente se dedicó sobre todo a la seguridad, y desde hace ya unos años es detective privado, tras formarse durante tres años en la Universidad de Salamanca y obtener posteriormente la licencia. Y es, sobre todo, un apasionado del ajedrez postal.

BASILIO BELLO

«Es el ajedrez a distancia», describe de una manera sencilla. «Antes se jugaba solo por carta, con sus fichas correspondientes. Ahora también se puede hacer por correo, pero sobre todo mediante un servidor web», que es la modalidad que él emplea. Para el profano, esta modalidad de juego parece más sencilla, ya que da tiempo a estudiar todas las jugadas, consultar con otros o con los ordenadores... «Es que siempre fue así, pero ahora es más democrático. Antes era más sencillo para quien podía pagar la mejor información, pero ahora todos tenemos acceso a lo mismo. El factor humano es determinante», explica.

De hecho, era algo más o menos elitista, y por eso no se conoce tanto. Y muy difícil acceder a él, aunque solo fuese por ser caro. Ya no. Además, los profesionales del tablero presencial, incluso los campeones del mundo, también jugaban en el postal. Valentín empezó a practicarlo por falta de tiempo para el convencional. «Y me gustó mucho, vi que es un ajedrez diferente. Más de estudio, de análisis, de laboratorio. Hablas con tu rival, intercambias información, conoces a gente de todo el mundo... Es algo muy bonito», apunta.

No se puede comparar con otras modalidades que se practican mucho a través de determinadas páginas o portales web, abiertos a cualquier usuario. Aquí es necesario estar federado, se compite por país, existen ránkings específicos...