Un camariñán al que el azar le consiguió un billete de ida a América

Galería de emigrantes | Donato Castro Lobeto


Unos para volver y otros para irse. En una reseña reciente recuperamos a un individuo de Zas que, emigrado en Venezuela, al ganar una apuesta en las carreras de caballos pudo regresar a España en 1955 con once millones de pesetas en el bolsillo.

Hoy traemos a este espacio el caso de otro individuo, de Camariñas, que gracias al azar pudo cumplir su sueño de emigrar al país de Bolívar. Se trata de Donato Castro Lobeto (en la imagen, de Foto Blanco, publicada en La Voz de Galicia el 21 de agosto de 1958), un joven albañil de Camariñas que deseaba emigrar pero no podía hacerlo por falta de dinero para el pasaje. Un buen día, viajó desde su pueblo hasta A Coruña y supo que se celebraba un sorteo de un pasaje, solamente de ida, a América, entre los asistentes a una función de cine de la película Camarote de lujo. Y el azar y la suerte, en este caso también acudió a favorecer a un necesitado. Donato consiguió el premio entre miles de espectadores y pronto, en febrero de 1958 consiguió el pase de fronteras.

Embarcó más tarde en el Begoña y en agosto de ese año Donato Castro navegó rumbo a Venezuela con la alegría de ver satisfecho un anhelo que le parecía inasequible. Con un oficio como el que tenía, albañil, suponemos que pudo salir adelante.

Votación
0 votos
Comentarios

Un camariñán al que el azar le consiguió un billete de ida a América