«Tal é como están as cousas parece difícil que volvamos»

Miriam París y Jesús Rivera residen en Suiza

Rivera y París reconocen que es duro estar lejos de casa, pero afirman haberse adaptado bien.
Rivera y París reconocen que es duro estar lejos de casa, pero afirman haberse adaptado bien.

Originarios de Mazaricos y Ponteceso, esta pareja decidió marcharse a la ciudad de Berna, en la que los padres de Miriam París llevan emigrados más de treinta años, los de Jesús Rivera retornaron definitivamente por jubilación hace cinco. Ambos reconocen que el hecho de tener familia en el lugar de destino les ayudó mucho, tanto a la hora de adaptarse al país como de encontrar trabajo.

«Evidentemente non é o mesmo vir para aquí e non coñecer a ninguén e ter que empezar de cero que estar con familiares ou amigos que sempre che poden botar un man no que precises», apunta Miriam París, que trabaja en una empresa de servicios. Su marido está empleado como conductor.

Sin embargo, los dos reconocen que la situación también se está poniendo cuesta arriba en el país helvético, que durante mucho tiempo constituyó una puerta de destino para muchos vecinos: «Aquí as cousas tamén cambiaron moito e cada vez se están poñendo máis complicadas para os estranxeiros. Pero polo menos en Suíza hai traballo, cousa que en España parece que cada vez está máis difícil de atopar e non hai indicios de que mellore».

Momento delicado

Por el momento, la experiencia no les ha resultado mal y este matrimonio ha podido adaptarse de forma fácil a su nueva vida.

Ambos coinciden en señalar que aunque les gustaría regresar a España, consideran que resulta bastante complicado hacerlo, principalmente en un momento tan delicado como el actual. «É bastante duro estar fóra da túa terra pero a verdade é que aquí adáptaste ben e as condicións laborais son moito mellores que alá. Nunca se sabe que pasará pero tal é como están as cousas neste momento parece complicado que volvamos, polo menos a curto prazo».

Votación
0 votos

«Tal é como están as cousas parece difícil que volvamos»