Judith Lucachesky, presidenta de Manos Unidas de Santiago: «Tengo tanta fe que creo en la utopía de que el mundo puede ser mejor»

Irene martín SANTIAGO / LA VOZ

RETORNADOS

Judith Lucachesky dirige la delegación de Manos Unidas en Santiago
Judith Lucachesky dirige la delegación de Manos Unidas en Santiago XOAN A. SOLER

Tres coros y Troyanos de Compostela estarán en el concierto solidario del 30 de abril

11 abr 2022 . Actualizado a las 22:58 h.

De bisabuelos gallegos por parte de madre y ucranianos por parte de padre, Judith Lucachesky (Buenos Aires, 1967) se vino a Galicia con la familia hace veinte años, cuando el famoso corralito argentino que desencadenó una grave crisis en el país. Hoy es la presidenta de Manos Unidas en Santiago, una vicaría formada por quinientas parroquias. «Nuestra labor es sensibilizar a la gente sobre las necesidades del mundo y desarrollar proyectos en el exterior al servicio de la promoción de las personas. No es una tarea asistencial como la

de Cáritas, a excepción de proyectos de emergencia como la invasión de Putin», según explica Lucachesky, que nunca estuvo en Ucrania, aunque el conflicto le duele «más, porque la sangre tira», advierte.

«Soy hija de judío y católica, con mucho orgullo, pero soy muy cristiana. Tengo mucha fe, tanta que creo en la utopía de que el mundo puede ser mejor, cambiando nuestros hábitos de consumo, cuidando al vecino y respetando la naturaleza. Estamos a tiempo, porque no todo está en manos de los hombres. Ahora bien, el ser humano tiene que cambiar, y abrazar valores como el amor, la esperanza y la fraternidad, tal como dice el papa Francisco. Tenemos que ir a una cultura del encuentro y no del descarte», indica.

A la pregunta de si, por su experiencia, la gente es solidaria, responde que Galicia se conmueve ante realidades duras por su propia historia. «Pero también necesitamos —añade— pruebas de que nuestro dinero llega al destino correcto. También es fundamental trabajar en la educación para el desarrollo para concienciar a la gente».

La campaña de este año de la delegación de Santiago de Manos Unidas —«donde ningún dolor humano nos es indiferente», indica— se fundamenta en dos proyectos de desarrollo comunitario en Bolivia y Brasil, presupuestados en 69.270 y 62.483 euros, respectivamente. El primero está dirigido a la formación de equipos de mujeres para la gestión del agua, que beneficiará directamente a 60 personas e indirectamente a 1.853.