Emigrantes retornados ya ganan sentencias de asistencia sanitaria

El TSXG da la razón a al menos dos de la zona para que no paguen un seguro


Carballo / la voz

Desde hace años, los emigrantes retornados de Suiza, que en la Costa da Morte se cuentan por decenas cada año, libran diversas batallas legales para tratar de mejorar su situación. También de otros países, pero aquí los extrabajadores helvéticos son abrumadora mayoría. Algunas, por su cuenta, mediante procesos judiciales individuales que tardan mucho en sustanciarse, y otros, a nivel estatal, tanto por la vía judicial (también), como presionando para lograr cambios administrativos y legales. Hay numerosos aspectos en liza: tributación, impuestos en el retorno, asistencia sanitaria, incapacidades...

Las cosas empiezan a moverse, y al menos dos emigrantes, en ambos casos mujeres, que llevan ya unos años de vuelta, han conseguido el derecho a la asistencia sanitaria directo, sin tener que pagar la cuota de algo más de 87 euros al mes que muchos abonan desde hace tiempo. No es precisamente un hecho aislado. A las dos les ha dado la razón el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en segunda instancia, ratificando la primera (siempre en el ámbito social), ante el recurso del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Una de esas beneficiarias, nacida en 1946, reside en Vimianzo, y su caso lo tramitó el abogado compostelano Manuel Quintáns, a través de la asesoría jurídica de CIG Emigración de A Coruña. La otra es una residente en Cee, y su caso lo llevó el también letrado compostelano Pascual Varela Balay, con el que contactó a través de la oficina que la Asociación Costa da Morte de Pensionistas Retornados Europeos tiene en la calle Trasariz de Vimianzo, y que lleva ya siete años de trabajo continuo (y ahora más callado que antes, cuando abundaban las movilizaciones) para sus más de 300 socios. La gran mayoría, vecinos de la Costa de Morte, pero también los tienen de fuera, incluso residentes en Madrid o en Cádiz.

La entidad, que preside Juan Antonio Pichel y de la que José María Rocha es el portavoz, asesora en muchos frentes, y el de la asistencia sanitaria es uno de ellos.

Las sentencias son extraordinariamente complejas, y requieren de una gran especialización en el derecho internacional privado y el conocimiento de los reglamentos que desarrollan determinados convenios, pero vienen a decir, al final, que en ambas retornadas «no consta probado que tuviera derecho a la asistencia sanitaria a cargo de la Seguridad Social suiza», y además no se puede presumir automáticamente. Es el argumento principal, pero hay más: no tienen ingresos superiores a los 100.000 euros, tienen nacionalidad española y residen en España. Con esos presupuestos, y de manera resumida, los jueces establecen que tienen derecho a la asistencia sanitaria sin tener que pagar ningún seguro. En el caso de la vecina ceense, además, hay en curso otro proceso para recuperar lo indebidamente pagado, según explica el abogado. Curiosamente, ya tenía tarjeta sanitaria, se la sacaron, y por eso pleiteó.

El letrado Varela Balay explica que «todos os casos que se dan estanse gañando, pero moita xente non sabe que iso pasa», y por tanto sigue pagando la cuota mensual correspondiente. Reconoce, no obstante, que el tema es complejo, y además hay unos plazos.

Muchos temas por los que pelear 

La oficina de atención a los retornados de Vimianzo abre dos días a la semana, los lunes y los jueves. Su finalidad no es lucrativa (solo para cubrir gastos), ya que de ella se encargan otros jubilados y pensionistas que estos años, a base de mucha lucha, se han puesto al día en la maraña legal que afecta, de un modo o de otro, a quien regresa de la emigración.

Pero la lucha sigue a nivel estatal en muchos frentes. Por ejemplo, la rebaja de su IRPF, que está en el 23 % aproximadamente (hay matices), mucho más que el 12 o el 16 de media, y muchísimo más que, por ejemplo, en Ginebra. O que se amplíe el mínimo exento, teniendo en cuenta que aquí se tienen en cuenta catorce pagas, y en Suiza doce. También determinadas cuestiones de reconocimiento de incapacidades, tributación por segundo pilar, rentas y capital a la hora de cambiar de país...

Rocha recuerda que, durante muchos años, los emigrantes mandaban todo el dinero que podían a Galicia y España, lo que ayudó a muchas familias, pero ese dinero era menos «que o que sacaban de España, para Suiza, moitos políticos e empresarios».

Votación
0 votos
Comentarios

Emigrantes retornados ya ganan sentencias de asistencia sanitaria