«Aquí las cosas funcionan, hay paz y tranquilidad»

José Rodríguez, de padres gallegos, dejó Venezuela a finales del año pasado para instalarse en Vigo


A sus 57 años, José Rodríguez ha jugado la baza del origen gallego de sus padres para recuperar la tranquilidad. «Nací en El Tigre (Venezuela) pero mi madre es de Silleda y mi padre es de Ourense. En los 70 pasé algunos años aquí y también aquí hice el servicio militar», explica.

Con todo, su vida ha transcurrido al otro lado del océano. En Venezuela se casó y allí montó una empresa que llegó a tener seis empleados. «Pero con las expropiaciones de Chávez acabé por quebrar», cuenta. Aunque logró encontrar trabajo, dice que la situación a su alrededor se ha deteriorado: «las colas para la gasolina son terribles, el carro se estropeó y ya no pude arreglarlo, sufrimos problemas de salud... tienes que trabajar muy duro para apenas medio comer», afirma.

Así que decidió seguir los pasos de sus padres, que habían retornado a Vigo, y el pasado octubre se instaló en la ciudad con su mujer. «No encontré las ayudas que esperaba y la burocracia acá es lenta, pero al menos las cosas funcionan, hay tranquilidad y paz, no estás pendiente de que te roben o te maten», opina.

Votación
0 votos
Comentarios

«Aquí las cosas funcionan, hay paz y tranquilidad»