Estos gallegos conquistaron Edimburgo

Si un español viaja a Escocia, Vicente y Juan se encargan de guiarlo. Ambos fueron allí para aprender inglés desde Mos y Ribadavia, y hoy son todo un referente turístico


Quién les iba a decir a Vicente Figueroa y a Jaime Imbernón que de dos pasarían a ser 92. Esa es la cifra de personas que llegaron a trabajar antes del covid en la empresa que montaron en Edimburgo, Viajar por Escocia, y que acoge en el país a todo aquel que la visita desde España, pero que también organiza tours en italiano y en inglés. Ambos recalaron allí desde Mos y Ribadavia para aprender inglés. Vicente estudió Historia del Arte y trabajaba en el Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago. «Pero o meu nivel de inglés non era moito», señala.

Jaime, que es programador informático, tuvo la misma idea. Ambos se encontraron en un piso de alquiler mientras se buscaban la vida para subsistir. «Jaime era fregapratos e eu traballei como camareiro e nunha tenda de roupa», relata Vicente, que también empezó a hacer rutas como guía turístico con visitas al castillo de Edimburgo. Así fue hasta que un buen día se encontró con unos turistas desesperados que le pagaron 800 dólares por llevarles a Rosslyn Chapel. Ni hablaban inglés ni querían coger un bus urbano por si se perdían. «Aí vin unha oportunidade. Cheguei a casa e díxenlle a Jaime: ‘Acábame de pasar isto'. Así comezamos a falar da posibilidade de montar algo», indica Vicente. Y no empezaron con muy buen pie. «Abrimos na Semana Santa do 2010 e coincidiu co volcán en Islandia, así que non había moitos turistas», recuerdan. Su mala suerte duró muy poco y hoy son unos referentes del turismo escocés.

Vimos a oportunidade cando uns turistas desesperados que non falaban inglés pagaron 800 euros por levalos ata Rosslyn Chapel

Tienen dos oficinas en el centro de la ciudad, una de ellas junto a la popular escultura de Greyfriars Bobby. Todo iba viento en popa hasta que irrumpió la pandemia, pero hoy abordan la reapertura con ganas y miran esperanzados al 17 de mayo, cuando dejará de estar vigente la cuarentena obligatoria en los hoteles escoceses. «Chegamos a ser 92 persoas e a ter 24 vehículos. Hoxe retomamos a actividade, porque os ingleses xa poden visitar Escocia, e xa temos xente que quere vir de vacacións con nós», indican los emprendedores, que señalan que la mayor parte de los tours que realizaron en pandemia -hicieron los primeros a mediados de julio del año pasado y el último el 11 de noviembre-, fueron en inglés debido a la menor afluencia de viajeros extranjeros. En esa extensa plantilla que se ha visto recortada, Vicente y Jaime no son los únicos gallegos. «Tamén temos a Sergio, un vigués que casou aquí e que ten dous fillos. E tamén outro guía galego que é profesor universitario», indican.

El lago Ness, el valle de Glencoe, las Tierras Altas, la isla de Skye, Glasgow, la Royal Mile, el tour de Harry Potter o los castillos de Doune y de Edimburgo son solo algunos de los destinos que muestran Vicente y Jaime, que también ofrecen la posibilidad de recogida en el aeropuerto, la contratación de las vacaciones directamente con ellos -incluyendo la reserva de hotel- e incluso un viaje de ocho días por todo el país con todo incluido. Aquella necesidad que les descubrieron unos turistas hizo que se convirtieran en los primeros en ofrecer este servicio en español a lo largo de Escocia

LOS RINCONES DEL DUQUE

Aunque por el momento no han notado un aumento de las reservas a raíz de la reciente muerte del duque de Edimburgo, sí lo ven como un elemento de publicidad para la ciudad: «Serve como recordatorio, pero Edimburgo é moi fermosa. Por suposto, pasamos por lugares significativos do duque, como o palacio de Holyroodhouse. O percorrido polos castelos tamén está moi relacionado coa raíña nai, e moi conectado coa historia da casa real», apuntan. Una corona muy querida por los escoceses, «porque nunca se esquecen de Escocia e de Edimburgo, téñenos moi presentes, polo que eles lles teñen moito aprecio».

A caballo entre Galicia y Escocia, Vicente asegura que es difícil elegir. «Cada sitio ten as súas cousas boas. Edimburgo ten unha gran sociedade, con moi pouca burocracia... é máis fácil facer as cousas. Pero aquí tes á familia e ós amigos... e en comparación con Escocia, un clima marabilloso! Logo é evidente a afinidade cultural que temos», destaca el empresario, que espera poder volver a contratar paulatinamente a más personas hasta volver al ritmo prepandémico. «Como os británicos tamén queren ir a España, temos a esperanza de que se acepte o pasaporte de vacinación que permita ós españois entrar no Reino Unido, e que xullo xa sexa intenso en canto a visitas», indican. Con pasaporte o sin él, ellos estarán siempre conectados a sus dos patrias.

Votación
0 votos
Comentarios

Estos gallegos conquistaron Edimburgo