Vuelven los gallegos del Reino Unido

Los pasajeros mostraron más temor por la falta de prevención que por la cepa

Paula y Amanda, ambas enfermeras, fueron las primeras gallegas vacunadas en el Reino Unido
Paula y Amanda, ambas enfermeras, fueron las primeras gallegas vacunadas en el Reino Unido

santiago / la voz

Con más preocupación por la falta de cuidado de los británicos que por la nueva cepa del virus. Así llegaron las decenas de gallegos que aterrizaron ayer en el aeropuerto Santiago-Rosalía de Castro para volver a casa por Navidad. Familiares y amigos esperaban fuera, debido a la prohibición de entrar en la terminal salvo en casos concretos, aprovechando los momentos previos para decidir si animarse con las muestras de afecto o no.

«Llevan seis meses sin venir y las ganas no son pocas», señalaba Herminio Pérez, que poco después abrazaba a su hija Alba y a su pareja. Ambos pasarán las fiestas en el Burgo (Culleredo) y se quedarán hasta el 2 de enero, cuando regresarán a Cardiff, donde residen y desde donde se desplazaron en coche hasta el aeropuerto londinense para reducir riesgos. «Procuramos evitar el transporte público y pensamos que el avión vendría más bien vacío, pero lo encontramos como siempre», explicaba Alba, que se realizará otra PCR, además de la obligatoria para entrar en España, antes de las reuniones familiares. «Me gustaría ver a mi abuela, así que trataré de extremar las precauciones», apuntó.

Otro de los regresos fue el de Paula González y Amanda Fernández, las dos primeras gallegas vacunadas en el Reino Unido. Las dos son enfermeras y avisan de que el tratamiento no tiene mayor problema. «Estou desexando volver para poñer a segunda dose», indicó Amanda, mientras que Paula, recibida por un padre orgulloso de su trabajo en primera línea frente al virus, destacó que «a preocupación que temos alí non está na cepa, senón nos hábitos dos británicos, que non cumpren coas medidas que tomamos aquí». Las dos jóvenes, una de Ourense y la otra de Cangas, explican que el uso de la mascarilla no se lleva con tanto rigor como en España y que eso les preocupa más que la nueva cepa británica. «Todos os virus teñen mutacións, así que de momento hai que manter a calma», subrayó Amanda.

Poca distancia en el avión

Iván Landeira trabaja en la Universidad de Brighton y no volvía a España desde julio. «A xente toma todo un pouco en broma», opina Landeira, que a pesar de la PCR negativa afirma que extremará el cuidado con sus familiares durante estos días. No obstante, como otros pasajeros procedentes del Reino Unido, el mayor temor se concentra en las medidas de seguridad y no tanto en esa nueva variante del covid. «Vimos uns enriba dos outros e alí é igual. O que toca nas festas é separarse, pero logo o avión vén como vén», cuenta Landeira, que califica de «precaria» la seguridad que sintió durante el vuelo. En el aeropuerto santiagués lo esperaron su madre, María Ermitas, y su compañero Joaquín. Ella, minutos de antes de recibirlo, manifestaba dudas sobre si el abrazo era o no una buena opción -«Fará dano ou non fará?»-, pero Joaquín parecía tenerlo más claro: «Agora non se levan os abrazos», reflexionaba antes de recibir a Iván y contener, sin éxito, el contacto físico.

Votación
0 votos
Comentarios

Vuelven los gallegos del Reino Unido