Un ribeirense en la capital de Reino Unido: «No traballo non se fala do coronavirus»

Desde Londres, este ribeirense explica cómo han afrontado los ingleses la irrupción del COVID-19


Ribeira / la voz

«A xente está tranquila. No traballo non se fala sobre o coronavirus. Os ingleses son moi calmados, nin se inmutan. Na televisión apenas se cita». El que habla es José Peón, ribeirense radicado desde hace siete años en Londres. Él trabaja en un banco asiático ubicado en la City, uno de los centros financiaros del mundo. Por sus calles transitan cientos de miles de personas cada día. Desde el lunes están vacías.

«A xente está traballando dende a casa, pero isto non se detén. As empresas están acostumadas a que a súa xente traballe un día á semana dende as súas vivendas, nalgunhas incluso son máis flexibles».  Cuenta que las medidas que se han tomado para que la rueda de la economía no deje de girar vienen de antes. Explica que en Londres existen bloques de oficinas repartidos por toda la ciudad. Se conocen como disaster recovery. Están pensados por si acontece un desastre natural, un atentado: «Si non podes chegar ás túas oficinas teste que dirixir a un sitio de eses para seguir operando».

En su sector, la banca, las empresas tienen planes para mantener la normalidad ocurra lo que ocurra. Lo normal, comenta, es que los grupos de trabajo se dividan con el objetivo de minimizar riesgos. En este caso, por ejemplo, de contagio por el COVID-19.

Cambios

«A medida que a situación vai evolucionando vanse tomando medidas diferentes, pero con calma», comenta Peón. Dice que, por el momento, no han obligado a la gente a quedarse en sus casas. Fue ayer que, a última hora de la tarde, decidieron cerrar negocios como bares, restaurantes o gimnasios, pero «a xente sabe o que está pasando e toma medidas. As recomendacións son que evites saír á rúa e as aglomeracións. E a xente cúmpreo, utiliza o sentido común».

José Peón destaca que los datos presentados por el primer ministro, Boris Johnson, a principio de semana fueron que podrían fallecer 20.000 personas, por lo que recomendó a la gente mayor que se aislara: «Polo menos, que permanezan nas súas casas durante un mes. As empresas xa están facendo plans de aquí a dous ou tres meses. Esas son as súas estimacións do que pode durar esta situación».

La calma

Ese eterno lema de

keep calm

-mantengan la calma en inglés- tan utilizado en

souvenirs

parece que sigue imperando en el Reino Unido, al igual que en otros países, como Alemania, donde tampoco se le ha señalado a la gente que debe quedarse en cuarentena en sus hogares.

«Os ingleses son unha sociedade que sufriu dúas guerras mundiais, que viviron con bombardeos da aviación nazi durante meses e mantiveron a cordura. Perderon moitísima xente moza e conseguiron saír adiante», recuerda Peón

.

Espera y cree que la situación continuará así, que el caos no llegará a imperar en la calle. Aunque las estanterías de los supermercados sí comiencen a vaciarse, entiende que es una cuestión puntual. Hasta que la alerta sanitaria caiga, confiesa que

«toca manter a calma, keep calm, como din os ingleses»

«A medida

que a situación evoluciona vanse tomando medidas, pero con calma»

Votación
1 votos
Comentarios

Un ribeirense en la capital de Reino Unido: «No traballo non se fala do coronavirus»