Un informe desaconseja a Boris Johnson copiar el modelo migratorio australiano

Las negociaciones sobre la relación futura con la UE comenzarán en marzo


Londres / E. La Voz

El modelo australiano de inmigración no es la panacea para frenar la llegada de extranjeros legales o ilegales. Así lo advierte el Comité Asesor de Migraciones (MAC, por sus siglas en inglés), que ha pedido al primer ministro Boris Johnson que desista de su idea de copiarlo y en su lugar optar por uno híbrido. Desde Downing Street insisten en que seguirán con sus planes y para el 2021 podrán en marcha un sistema similar al del Australia.

Durante la pasada campaña electoral el líder tory prometió que replicaría el sistema de migración australiano, que da a los aspirantes a residir en el país sus papeles tras una evaluación en la que se adjudican puntos según su edad, sexo, dominio del inglés y estudios, entre otros aspectos.

En un informe publicado ayer, el grupo de expertos que lidera el profesor Alan Manning recordó que el modelo por puntos ya se intentó implementar durante el Gobierno del laborista Tony Blair, pero fracasó por lo engorroso que resultaba. El comité, por su parte, propuso a Johnson un modelo híbrido, en el que el sistema por puntos se aplique a los inmigrantes que no tengan oferta de trabajo, mientras que a los que la tengan se les exija que supere un salario de al menos 25.600 libras anuales (30.200 euros). «Es probable que nuestras recomendaciones reduzcan el crecimiento futuro de la población y la economía del Reino Unido en comparación con la libertad de movimiento [dentro de la UE]», dijo el experto, quien añadió: «También esperamos que aumenten ligeramente el PIB per cápita, la productividad y mejoren las finanzas públicas, mientras se reducen las presiones sobre el NHS [sanidad pública], las escuelas y las viviendas sociales». Sin embargo, Manning reconoció que cualquier modificación impactará en los sectores de la economía dependientes de mano de obra no cualificada.

Desde la Federación Británica de Alimentos y Bebidas, donde trabajan en la actualidad unos 430.000 europeos, y desde la patronal London First pidieron a las autoridades revisar el umbral del salario mínimo que se exigirá a los inmigrantes de la UE no profesionales una vez culminado el período de transición y fijar uno realista. En la actualidad dependientes de tienda, limpiadoras, vigilantes y algún personal sanitario no ganan más de 20.000 libras al año (23.600 euros). El lunes el primer ministro volvió a tocar el asunto de la migración al prometer para el mes que viene un sistema de visado por la vía rápida para científicos, investigadores y matemáticos. 

Menos tiempo

Las negociaciones entre Bruselas y Londres para definir su relación futura tras el brexit se iniciarán el próximo 3 de marzo, aseguró el diario londinense The Guardian, citando a fuentes gubernamentales británicas. De ocurrir esto, las dos partes solo tendrán diez meses para pactar cómo será su futura relación comercial y de seguridad.

Votación
0 votos
Comentarios

Un informe desaconseja a Boris Johnson copiar el modelo migratorio australiano