Un ferrolano en los teatros de Londres

Pablo Fernández Baz lleva quince años trabajando como diseñador de iluminación en la capital inglesa. Su próximo proyecto lo llevará a un escenario de lujo: el Palacio de Kensington

En la imagen, el diseñador de iluminación ferrolano Pablo Fernández Baz
En la imagen, el diseñador de iluminación ferrolano Pablo Fernández Baz

ferrol / la voz

Desde su apartamento de Londres, en el piso 18 de una torre del barrio de Kennington, Pablo Fernández Baz (Ferrol, 1977) obtiene una vista de postal de la capital inglesa. «Desde la ventana veo el río Támesis, las Casas del Parlamento, el Millenial Wheel y hasta el National Theatre... La verdad es que Londres me encanta, porque es una ciudad muy dinámica, pero también echo mucho de menos Ferrol, porque allí están mi familia y mis amigos de siempre», comenta Pablo sin ocultar la morriña por su «terriña».

Y es que, tras dos décadas viviendo en Londres, a este diseñador de iluminación teatral todavía le ataca la nostalgia. Cuenta que, si le surgiesen oportunidades de trabajo interesantes en Galicia, no lo dudaría y regresaría a su tierra, para poder estar cerca de los suyos. Pero Pablo no se engaña. «De momento, mi vida laboral está aquí. Además, Londres es la capital teatral de Europa y, aunque la competencia es brutal, esta ciudad me ha brindado la oportunidad de desarrollar mi carrera en ámbitos muy distintos: desde el teatro clásico al contemporáneo, pasando por el teatro físico o el teatro de inmersión, que ahora está tan de moda», explica al otro lado del teléfono desde Londres.

Desde luego, su currículum deja claro que la ciudad del Támesis ha sido una tierra de oportunidades para este ferrolano. Porque, desde que se licenció como diseñador de iluminación en la prestigiosa Royal Central School of Speech and Drama -una escuela de relumbrón en la que se formaron estrellas como Vanessa Redgrave, Carrie Fisher o Judi Dench-, Pablo no ha dejado de trabajar como diseñador de iluminación para numerosas compañías británicas y los montajes en los que ha participado se han podido ver en escenarios tan emblemáticos como el estudio-teatro del Royal Opera House o el Ustinov Studio del Theatre Royal de Bath.

Entre sus últimos trabajos, el ferrolano destaca Staged, una propuesta de teatro-circo que se llevó el premio Total Theatre Awards for Circus en el pasado Festival de Edimburgo, o también su primer «pantomime show» en el Battersea Arts Center de Londres, donde se encargó de la iluminación de Ricitos de oro y los tres Mosqueteros (Goldilocks and the Three Musketeers). «Los panto shows son algo muy típico de la Navidad en Londres. Es un tipo de comedia musical para ver en familia y en esas fechas todos los teatros tienen su propio panto show», explica Pablo.

Pablo Fernández Baz se ocupará de la iluminación de  United Queendom , una obra que se estrenará el próximo mes en el Palacio de Kensington
Pablo Fernández Baz se ocupará de la iluminación de "United Queendom", una obra que se estrenará el próximo mes en el Palacio de Kensington

Pero, si estos dos trabajos supusieron todo un reto para el ferrolano, no menos desafiante es el proyecto que le espera a la vuelta de esquina. Nada más y nada menos que el diseño de iluminación de United Queendom, un montaje de teatro de inmersión -en el que no existen barreras entre los intérpretes y el público- que la compañía Les Enfants Terribles escenificará en el Palacio de Kensington desde finales de febrero y hasta principios de marzo. «La obra gira en torno a la historia de amor que vivieron la esposa del rey Jorge II, la reina Carolina, y su amante, Henrietta Howard, condesa de Suffolk», explica Pablo, que tendrá que dirigir la iluminación de la obra en las quince habitaciones en las que se desarrolla el montaje.

«Se trata de un trabajo muy complicado y exigente, porque hay algunas luces que no nos permiten usar para no dañar el mobiliario del palacio y, además, cada función será una carrera contrarreloj. El edificio abre a las visitas públicas y cada día tendremos que esperar a que la gente se marche para poder montar todos los equipos, en apenas hora y media, antes del inicio de la función», apunta el iluminador.

La conversación llega a su fin, pero antes del adiós, surge una última pregunta para Pablo. ¿Por qué es tan importante la luz en una obra de teatro?. «La iluminación no solo resulta fundamental para apoyar el trabajo de los actores, del diseñador de vestuario o del responsable del decorado, sino que también imprime ritmo y contribuye a crear la atmósfera dramática que requiere la obra. Además, y  aunque suene extraño, la luz ayuda a que se escuche mejor a los actores».

EN CORTO

Formación. Tras graduarse en Formatos Visuales y de Iluminación en la Escola de Imaxe e Son de A Coruña, en 1999 se traslada a Londres, donde obtiene la licenciatura de Diseño de Iluminación.

Trabajo. Desde el año 2005 trabaja como diseñador de iluminación para compañías inglesas. También fue jefe técnico y de producción en el teatro Ovalhouse. En España, una de sus últimas colaboraciones ha sido con la compañía Puntocero, en su espectáculo ¿Y ahora qué?

Curso en Ferrol. El próximo 3 de febrero estará en Ferrol para impartir un curso a los profesores que participan en el proyecto educativo LÒVA (La Ópera Vehículo de Aprendizaje).

Votación
0 votos
Comentarios

Un ferrolano en los teatros de Londres