Ángela Cruz: «No quiero ser británica, sino europea»

La artista gallega protagoniza una nueva exposición en Londres, donde vive desde la década de los 80

Ángela de la Cruz, en A Coruña, en el año 2015
Ángela de la Cruz, en A Coruña, en el año 2015

londres / corresponsal

Premio Nacional de Artes Plásticas 2017, Ángela de la Cruz (A Coruña, 1965) lleva afincada desde la década de los 80 en Londres, donde estos días protagoniza una exposición, titulada Bare, en la Lisson Gallery. La artista es muy crítica con el brexit, pero, a pesar de ello, no piensa mudarse por ahora de la capital británica. «Tengo la esperanza de que al final el brexit no ocurra», declara.

-Recibió por fin el reconocimiento a su trabajo en España. ¿Cree que el premio llega tarde?

-No, no creo que el premio llegue tarde. El premio llega cuando tiene que llegar. Yo no lo esperaba, fue una sorpresa. Hace mucho que lo del reconocimiento en España lo tengo muy superado. Me importa más el reconocimiento que viene por parte de otros artistas, amigos y amantes del mundo del arte.

-¿Qué impacto tuvo en su obra el haber estado nominada al Turner Prize en el 2011?  ¿Cree que tendrá la misma suerte con el Premio Nacional de Artes Plásticas?

-El Turner Prize en el 2011 me aportó estabilidad en Reino Unido y a nivel internacional. El Premio Nacional es muy importante también en el territorio español, pero menos conocido a nivel internacional.

-El jurado citó las complejas referencias en su trabajo a maestros del arte español y de la literatura y el cine. ¿A quiénes considera sus principales referencias?

-Mis principales referencias en mi trabajo vienen de la picaresca del siglo XV-XVI, tanto francesa como española. La literatura en general es una referencia constante en mi obra. También el cine me apasiona y me influye mucho. Cineastas como Buñuel, Berlanga, Lars Von Trier, Almodóvar o los hermanos Cohen me gustan mucho. El mundo de la moda también siempre me ha interesado mucho. Las referencias en mi trabajo vienen de la cultura en general y de la realidad de cada día. Leo los periódicos a diario y veo las noticias, me gusta estar informada de lo que pasa a mi alrededor, especialmente es estos momentos. También me preocupa mucho el calentamiento global y el cambio climático.

-¿Cómo cree que afecta a su obra el hecho de haber vivido en Londres desde los años 80?

-Mucho. He crecido en Londres. He vivido en Londres treinta años, mas de la mitad de mi vida. Del Reino Unido, me gusta la variedad de la gente y la multiculturalidad, y los barrios. Vine a Londres por la musica y por la moda. Me encantaba el afterpunk y el movimiento joven que había en el Reino Unido en aquella época. Me parecía que todo el mundo que conocía venía de todas partes del mundo para quedarse aquí y todos sobrevivíamos de cualquier manera. Londres era un evento cotidiano, era muy emocionante a pesar de que Thatcher y Reagan estropeaban un poco la fiesta. Había también muchas bombas del IRA y estaban el National Front y hooliganismo

-¿Y en el caso de las circunstancias políticas actuales, como la victoria del Brexit y el debate sobre el papel de los inmigrantes europeos en la sociedad británica?

-Estamos todos un poco a la expectativa. Nadie sabe muy bien lo que pasará. Yo estoy totalmente en contra del brexit. Ni siquiera tengo pasaporte británico, solo el español. No quiero ser ciudadana británica, sino europea. Económicamente, el brexit nos esta afectando muchísimo, sobre todo al mundo del arte, que es muy internacional.   

-¿Contempla, por ese motivo, la posibilidad de regresar permanentemente a Galicia? 

-No voy a regresar permanentemente a Galicia. Me encanta Londres y mi familia y mi vida están aquí. Yo tengo la esperanza de que el brexit no ocurra al final. Pero no me voy a ir de aquí. Si voy a algún sitio, iría a otro país, pero no a España por ahora. Me encanta A Coruña, toda mi familia y mis amigos viven en Galicia. Suelo ir una vez al año a visitarlos. La comida es increíble y el paisaje también. Echo de menos el mar de Galicia y el verde de los bosques.

 -¿Cómo ven en su casa en Galicia su crecimiento internacional?

-Están muy orgullosos. Me apoyan muchísimo.

-¿Tras su exposición en el Marco de Vigo, hay en el horizonte más trabajo en Galicia?

-Sí hay horizonte en Galicia, pero no puedo decir de momento de qué se trata.

-Sus piezas se funden entre una apariencia minimalista y un acabado manual. ¿Nunca renuncia a expresar sentimientos a través de las formas y el color?

-No. Me parece muy importante hacer una narrativa con los títulos. Mi trabajo es muy abstracto, no se sabe lo que quiere decir a menos que leas los títulos, tanto de los trabajos individualmente como de la exposición. 

-La describen como una eterna enamorada de la belleza y del humor. ¿Es ese el secreto del éxito de su obra?

-No lo se, pero sí se que me encanta la  belleza y el humor. Me gusta el buen vino, las cosas buenas de la vida. ¿Por qué no? A mí me encanta vivir muy bien y la belleza forma parte de ese bienestar.

Votación
0 votos
Comentarios

Ángela Cruz: «No quiero ser británica, sino europea»