Gaia descubre un sorprendente fenómeno: terremotos en las estrellas

Raúl Romar García
r. romar LA VOZ

GALLEGAS QUE ROMPEN TECHOS

ESAGaiaDPAC | EFE

Una investigadora gallega en Francia y la Universidade da Coruña lideran dos proyectos en la tercera entrega de datos de la misión que ofrece el mapa más preciso de la Vía Láctea, del que aporta nueva información de casi dos mil millones de estrellas

13 jun 2022 . Actualizado a las 11:44 h.

El mapa más preciso y completo de la Vía Láctea está un poco más cerca. Los nuevos datos que acaba de ofrecer la misión Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA) ofrecen una nueva visión de nuestra galaxia, lo que también ayudará a comprender mejor cómo se ha formado, el ciclo de vida de las estrellas y nuestro lugar en el universo. A partir del análisis de la información proporcionada por el satélite los astrónomos aportan una información nueva y mejorada de casi dos mil millones de estrellas y han descubierto, por primera vez la existencia de terremotos estelares.

«Nuestra galaxia es un hermoso crisol de estrellas», explica la astrónoma gallega Alejandra Recio-Blanco, que desde el observatorio de la Côte d'Azur, de Niza, en Francia, ha tenido una destacada participación en el análisis de la tercera entrega de datos de Gaia. Sus estudios a partir de la temperatura y los colores de las estrellas han permitido identificar con una mayor precisión química para penetrar en su ADN.
En la misión también participa desde el inicio un equipo de la Universidade da Coruña, liderado por Minia Manteiga, en colaboración con la Universidade de Vigo, que desarrolló un software que permite la clasificación de estrellas a partir de la ingente cantidad de datos obtenida.
«Extraemos información, a partir de los espectros de alta resolución, que es la distribución de energía en la galaxia en todas las longitudes de onda, sobre las características y propiedades físicas de las estrellas, como temperatura, contenido en metales o gravedad», explica Manteiga, quien destaca que «analizamos objetos que se escapan de lo que prevén los modelos normales». Para ello han desarrollado un algoritmo propio basado en redes de neuronas artificiales, que se ha incluido por primera vez en los archivos de esta tercera entrega de datos de Gaia.
Con los datos ofrecidos se han extraído las primeras conclusiones, pero se trata de un tesoro que se pondrá a disposición de la comunidad científica mundial para que, a su vez, realice nuevos descubrimientos. «Los datos que ahora ofrecemos suponen multiplicar por diez los de la entrega anterior», precisa Minia Manteiga, que lidera el Laboratorio Interdisciplinar de Aplicaciones de Inteligencia Artificial de la Universidade da Coruña, adscrito al CITIC.

Alejandra Recio lidera desde su equipo en Francia el apartado de parametrización de estrellas mediante espectros de alta resolución, mientras que el de Minia Manteiga, en A Coruña, hace lo propio con las propiedades de objetos atípicos. Es decir, estrellas y otros cuerpos que se escapan al conocimiento de los modelos actuales.

La enorme diversidad que ahora se ha descubierto «es extremadamente importante ya nos narra la historia de la formación de nuestra galaxia. Revela los procesos de migración dentro de nuestra galaxia y la acreción de galaxias externas. Y muestra claramente que nuestro Sol y todos nosotros pertenecemos a un sistema en continuo cambio, formado gracias a la reunión de estrellas y gas procedentes de distintos orígenes», subraya la coruñesa Alejandra Recio-Blanco.

 Gaia es una misión de la ESA que tiene por objetivo crear el mapa multidimensional más preciso y completo de la Vía Láctea. Esto permite a los astrónomos reconstruir la estructura y la evolución pasada de nuestra galaxia durante miles de millones de años, además de comprender mejor el ciclo de vida de las estrellas y nuestro lugar en el Universo.