Eufrosina Gómez, viuda del benefactor de Xesta y crucerista a los cien años

Mantuvo su vínculo con A Lama, de donde era su marido, Isolino Pumar


a lama / la voz

Eufrosina Gómez, hija de emigrantes ourensanos en México, mantenía un vínculo muy especial con Xesta, en A Lama, la parroquia donde nació su marido Isolino Pumar. Ella, que celebró sus cien años con un crucero por el Caribe, era una mujer valiente y respetada por sus vecinos, familiares y amigos a ambos lados del Atlántico. A punto estuvo de cumplir los 103 años, solo le faltó un mes y unos días, pero su recuerdo pervivirá entre las familias de Xesta que le deben a su marido, entre otras cosas, sus interminables gestiones para que les llegase el teléfono.

Eufrosina nació en el país azteca, pero visitó Galicia por primera vez a los 9 años. Fue la «emoción más grande», relató hace dos años cuando protagonizó un reportaje en La Voz por el crucero de su centenario. Habían pasado los años, pero Eufrosina todavía recordaba como si fuese ayer cómo conoció a su marido, «amor a primera vista», recalcaba e insistía en que se la recordase como «viuda de Pumar». En su juventud Eufrosina e Isolino vivieron entre México y la aldea de A Grifa, en A Lama. De sus tres hijas, dos nacieron en España. Ella compartía el empeño de su marido por mejorar la vida de los vecinos de A Grifa. De él, decía que «siempre estaba preocupado por su pueblo». Y ella, enamorada también de A Lama, volvía una y otra vez, sin importarle la edad, a visitar el país donde estaban sus raíces.

Votación
0 votos
Comentarios

Eufrosina Gómez, viuda del benefactor de Xesta y crucerista a los cien años