«Los profesores no dependemos de contenidos curriculares en Finlandia»

«La motivación es la base de la educación», cuenta esta coruñesa maestra en Tampere

Silvia Giménez, en Finlandia, donde da clase
Silvia Giménez, en Finlandia, donde da clase

La coruñesa Silvia Giménez Sánchez es profesora en una escuela infantil de Tampere, una ciudad del país, Finlandia, con uno de los sistemas educativos más prestigiosos del mundo. Se formó en A Coruña y Santiago y conoció la realidad educativa finlandesa en el tercer año de carrera, gracias a una beca Erasmus en la ciudad de Vaasa. Su idea es dedicarse a la enseñanza universitaria, pero antes quiere ser maestra unos años porque, según explica, quiere «comprender la profesión y evitar instruir a futuros maestros desde una perspectiva estrictamente teórica».

-¿Qué la llevó a Finlandia?

-La idea de trasladarme a este país siempre había divagado por mi cabeza y di el primer paso con el Erasmus. Una vez allí, asistí a un simposio sobre conflictos armados que cambió mi vida y me hizo regresar al terminar la carrera para hacer un máster.

-¿Cuándo empezó a trabajar?

-Llevo cuatro años de maestra en infantil, primaria y secundaria. Actualmente estoy en una escuela infantil en Tampere y también doy clases de yoga a niños y adultos. Pero mis planes de futuro son trasladarme a Helsinki para especializarme en neuropsicología y continuar con un doctorado. Mi motivación es ser investigadora y dedicarme a la enseñanza universitaria.

-¿Tiene pensado volver a España después de esta formación?

-No tengo pensado volver a corto ni a medio plazo. Me gusta el enfoque en la educación e investigación que tienen los países nórdicos; y la estabilidad laboral también es muy importante.

-¿Cómo es el sistema de contratación de profesorado?

-Afortunadamente no hay oposiciones, sino entrevistas regulares con los directores de los centros tanto públicos como privados.

-¿Cuál es en su opinión el inconveniente de las oposiciones?

-Creo que son un proceso que compromete la motivación de los profesores por la enseñanza: muchos terminan cuestionando su propia valía. Me parecen una carrera de desgaste que aleja del sueño que tenemos al terminar la universidad.

-¿Cuál cree que es la clave del sistema educativo finlandés?

-Las leyes educativas son unas directrices muy estables, los maestros tenemos mucha libertad y recursos. La educación está centrada en el alumno, tanto en la teoría como en la práctica educativa, es decir, lo que se ve en las aulas coincide con lo que estudiamos en la universidad. Y a nivel educativo, le dan mucha importancia a la felicidad y la alegría de aprender.

-¿Qué es lo que más valora de ese sistema educativo?

-La importancia que se le da a la motivación, que es el eje de la educación; esto hace que las clases sean flexibles y se dé pie a la creatividad: los maestros no dependemos de fechas ni de contenidos curriculares. Además, facilitan la formación continua del profesorado.

-¿Podría exportarse este modelo a España?

-El éxito de un sistema educativo no está tanto en el sistema en sí, sino en cómo se implementa y, en este sentido, dudo que un modelo así funcione en España porque surge de una cultura y una sociedad muy diferentes.

-¿Cómo están organizadas las etapas educativas?

-Es similar a España: educación infantil hasta los 6 años y primaria hasta los 16 años. Son nueve años de enseñanza obligatoria gratuita (el colegio proporciona hasta las comidas). Y después se divide entre formaciones profesionales, bachillerato y universidad.

-¿Cómo ve a sus alumnos respecto a los gallegos?

-Creo que están menos sobreprotegidos, se confía bastante en ellos en casa y en la escuela.

-¿Cómo ha cambiado la educación en este año 2020?

-Las universidades y centros educativos (excepto infantil) pasaron a la educación a distancia. Mi centro nunca cerró, pero muchas familias hicieron confinamiento voluntario. En institutos y universidades desde entonces se trabaja mucho con la salud mental, y la exigencia educativa disminuyó para no contribuir a más estrés o malestar emocional.

Votación
5 votos
Comentarios

«Los profesores no dependemos de contenidos curriculares en Finlandia»