Este proyecto ha sido cofinanciado por

Estudiar Medicina en Europa: dominar idiomas o pagar más

Es la carrera estrella en muchas universidades, tanto que suelen exigir el dominio de la lengua vernácula. Solo en el Este hay bastantes opciones públicas en inglés, pero son caras

Prácticas en la facultad de Medicina
Prácticas en la facultad de Medicina

Redacción / La Voz

Los países europeos exigen el idioma local para estudiar Medicina. Se trata de una formación cara y no quieren a extranjeros que se marcharán al terminar la carrera, además de que durante el período de prácticas tienen que tratar con pacientes. En los países del antiguo bloque del Este, en cambio, han convertido los programas de Medicina en inglés en una fuente de ingresos, aunque es importante señalar que algunos Estados exigen estudiar el idioma propio, una asignatura fundamental para seguir en la carrera: ocurre en República Checa o Rumanía, donde es más fácil al tratarse de una lengua románica; en Polonia en cambio no hace falta, ya que tiene traductores cuando hacen prácticas con los pacientes.

Normalmente las universidades exigen una prueba de acceso o, en su defecto (a veces también a mayores) una entrevista vía Skype para comprobar el dominio del idioma. Este es un recorrido superficial (en cada país hay varias universidades, con sus singularidades) sobre la oferta que hay:

Europa Occidental

Alemania. Las carreras de Medicina y Odontología como tales son siempre en alemán, aunque hay algunos programas en inglés (como la UMFST Neumarkt de Hamburgo) pero son muy caros.

Holanda. Los estudios son de 3 años más 3 de máster y 1 de prácticas. Solo dos universidades tienen el grado en inglés (Groningen y Maastricht) pero exigen también un examen de holandés. Cuesta 2.000 euros de matrícula.

Dinamarca. El grado exige saber inglés, danés, química, física y matemáticas.

Gran Bretaña. Se necesita un expediente excelente (mínimo un 9) y hacer un examen específico de ingreso (BMAT, preguntas test de biología, física y matemáticas que se suele hacer en 1.º de bachillerato) y muchos centros exigen el C1 (Advance) en inglés. Una universidad media como Aberdeen (Escocia) tiene unas 6.000 solicitudes para 120 plazas.

Elsa Roldán estudia canto en Glasgow
Elsa Roldán estudia canto en Glasgow

Europa del Sur

Italia, caso singular. En Italia hay 200 plazas en siete universidades públicas. Hay que hacer el IMAT, un examen test tipo BMAT. Se presentan sobre 6.000 personas cada año, sobre todo británicos y alemanes (además de italianos). El precio del examen es de unos 120 euros, es presencial (en los últimos años se celebró uno en Barcelona, otro en Londres y en cada una de las universidades) y suele convocarse sobre el 10-15 de septiembre. El precio de los estudios en Italia varía de 400 a 4.000 según la universidad y la situación económica de cada uno. La vida en ciudades pequeñas puede solucionarse con unos 500 euros al mes.

Malta. La pequeña isla mediterránea ofrece la formación en inglés y gratuita, pero acceder no es sencillo excepto si se tiene el Bachillerato Internacional.

Paula Alonso aconseja a quienes quieran estudiar en Europa que se informen bien para no llevarse sorpresas
Paula Alonso aconseja a quienes quieran estudiar en Europa que se informen bien para no llevarse sorpresas

Europa del Este

Medicina es la estrella. Las universidades saben que pueden poner casi cualquier precio a los estudios de Medicina. Un ejemplo es la Universidad de Poznan (Polonia) donde el grado en ADE cuesta 2.400 euros al año y el de Medicina, 13.500.

Prueba de acceso. La mayor parte de los centros tienen una prueba de acceso al estilo el BMAT. Hay agencias que ofrecen el temario a los aspirantes y se encargan de todos los trámites, pero suponen un desembolso importante aunque tienen altos niveles de éxito.

Inglés mínimo. Los exámenes son siempre en inglés y donde no hay una prueba se pide un certificado (mínimo B2-First) o una entrevista por Skype donde se comprueba su capacidad para atender las explicaciones en clase.

Convalidación y traslado. El grado de Medicina se convalida en España y en toda la UE. Y la mayoría tiene acuerdos con universidades españolas para los Erasmus, lo que facilita el traslado tras un primer año en el extranjero; eso sí, hay que ser flexible con el destino, porque no todas las facultades aceptan a los estudiantes en segundo.

Sin mir. Hay otros sistemas para acceder a la especialidad, aunque muchos alumnos vuelven a España para presentarse al mir, porque también es posible.

Más barato que una privada. Las universidades públicas europeas, siendo caras, son más baratas que las universidades privadas en España. A esa ventaja se suma el nivel de vida, sensiblemente inferior, y el hecho de que los jóvenes acaben dominando inglés.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Estudiar Medicina en Europa: dominar idiomas o pagar más