La voz con raíces en Ribeira que se asienta en la ciudad de San Diego

Aldara Suárez / M. G. RIBEIRA / LA VOZ

ESTADOS UNIDOS

Ethan, de tan solo 16 años, ya ha grabado temas propios en un estudio de México
Ethan, de tan solo 16 años, ya ha grabado temas propios en un estudio de México David Costas

El principal objetivo de Ethan es seguir mejorando su música para alcanzar el éxito

19 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ethan Matthew Harrington Parada, de sangre ribeirense pero nacido en Estados Unidos, es un cantautor de tan solo 16 años que está empezando su carrera en la industria musical. Pese a su corta edad, no es un novato en lo que a escribir letras de canciones y componer se refiere. Con formación profesional aprendió a tocar el piano, complementándolo de forma autodidacta estudiando el bajo y la guitarra.

El motor de Ethan a la hora de comenzar a cantar fueron los sonidos que siempre escuchó en su cabeza, porque como él afirma «constantemente sentía melodías dentro de mí, y con un programa lo pude hacer realidad. Siempre fue algo que estuvo conmigo y que tenía la necesidad de poder expresar». Como artista, el joven ribeirense asegura que lo que más le gusta de hacer su propia su música es «escribir y componer. Me encanta la idea de poder crear un sonido original y después trabajar en eso, además de expresar lo que siento».

Género, estilo e inspiración

Con influencia de los años ochenta y ritmos actuales, el cantautor asegura: «Diría que hago pop, o a lo mejor un rock suave. Considero que no tengo el típico sonido que se hace ahora». La forma en la que Ethan compone se divide en varias etapas: «Primero escribo la letra en inglés, y si la canción se va a cantar en español se la doy a mi madre y ella se encarga de adaptarla». Continúa contando dónde encuentra la inspiración: «A veces escribo sobre mí mismo, pero creo que casi todos los músicos tienen que crear varios temas de amor. Diría que tengo un poco de todo, aunque no sé muy bien sobre qué voy a escribir en un futuro».

Acerca de la grabación de su primer sencillo en México, afirma que fue una gran experiencia: «Lo que me sorprendió mucho fue el proceso de grabar un vídeo, porque nunca supuse que conllevaría tanto trabajo hasta que lo hice. Todo tiene que estar ajustado y calculado a la perfección para que quede bien. La gente era muy profesional y agradable. Algunos de los vocales los grabé en OIGO Estudios».

La producción del sencillo fue bastante breve, pero porque Ethan llevó un buen ritmo de trabajo, dando lo mejor de sí mismo. Confiesa que «hicimos dos canciones cada día, fue mucho esfuerzo. Fueron días largos, pero divertidos». También recuerda con cariño una anécdota de ese momento: «En el estudio donde grabamos había una mesa de ping pong en la que yo siempre jugaba con el director artístico, Checo Zamudio».