Manuel Regueiro: «El caldo gallego es un manjar»

El presidente de los geólogos de España prepara su segunda novela mientras añora la pesca submarina en Corme


Manuel Regueiro (New London, Estados Unidos, 1956) es algo más que un prestigioso geólogo; es uno de esos personajes a los que todo les interesa y todo lo prueban. Y, además, muchas de esas cosas les salen bien. Madrileño de adopción, gallego de corazón, siempre está deseando volver.

-¿Cómo es eso de New London?

-Tengo a gala decir que yo soy más gallego que ninguno, porque ya nací emigrado. New London es una base de submarinos atómicos que hay en el estado de Connecticut. Mi padre era el médico de Carballo, y un amigo le dijo que fuera a Estados Unidos a especializarse. Y lo hizo. Sin saber inglés. Estuvo tres años y le dio tiempo a tenerme a mí. Yo tengo pasaporte norteamericano, aunque no sé si es buena idea. Luego, mi padre regresó a trabajar a la base americana de Torrejón de Ardoz. Debió traer al mundo allí a unos dos mil americanos.

-Hace poco que presentó su primera novela.

-Sí, se titula El tesoro de Brando. La presentamos el verano pasado, aunque está pendiente de hacerlo en Madrid o en A Coruña. Cuenta la historia de un hombre neolítico que vivió cerca de O Roncudo, que tiene que ver con cosas geológicas y en cuya segunda parte, una arqueóloga investiga el yacimiento donde se hallan sus restos. Es una historia basada en Corme.

-Es su primera novela, pero no su primer libro.

-El año anterior presentamos un libro que se titula Para qué sirve la geología, mostrando una visión práctica de lo que hacemos los geólogos.

-Más divertido escribir novela.

-Una novela te permite divagar sobre los personajes que inventas. Ahora estoy trabajando en otra novela que creo que la voy a titular Quiroga, porque es un lugar con gran interés desde un punto de vista geológico y tiene cerca las minas romanas y la historia de Elba [el fósil de mujer más antiguo encontrado en Galicia], que está sin contar.

-También pinta.

-Sí, pero desde hace pocos años. No tengo formación de pintor. Mi madre me dio los rudimentos y mi hija me regaló un caballete. Y resulta que me gusta mucho.

-Geológicamente, ¿de qué deberíamos presumir los gallegos?

-Dice Vidal Romaní que nosotros tenemos las rocas más antiguas que afloran en España. Galicia tiene una de las geologías más complejas del país, apasionante para quien entienda, claro. Y, como consecuencia, yacimientos minerales de mucho interés.

-La minería tiene mala prensa.

-Sobre eso, el mejor ejemplo es Noruega, que era un país muy pobre tras la Segunda Guerra Mundial. Noruega era Galicia después de la Guerra Civil. Vivían de la pesca y la agricultura. Pero descubrieron petróleo y los agricultores y los pescadores se manifestaron, porque temían por lo suyo. Esas manifestaciones están en el museo de Oslo. Noruega formó un fondo soberano con el dinero del petróleo y hoy es un país rico. Aquí, la Administración tiene que decidir si prefiere un parque natural o el recurso minero. Mucha gente reniega de la minería, pero tienen pavimento de cerámica, techos de pizarra, móviles, coches, luz eléctrica... Todo eso no se puede fabricar sin la minería. Hay que ser ecologista, pero volver a la cueva no es buena idea.

-¿Qué le hizo interesarse por la geología?

-Lo típico. Yo iba al campo y cogía piedras. Y leí un libro sobre la geología y subrayé todo lo que decía. Cosas como «Un geólogo, cuando ve una caliza ve un mar». Luego me di cuenta de que la geología tenía una gran componente aplicada.

-¿Conoce Big Bang Theory?

-Sí.

-Sheldon dice que la geología no es una verdadera ciencia.

-Pero luego duerme con el libro de geología. Y a Sheldon le fastidió mucho que al geólogo que aparece en la serie le dieran un premio. Creo que los guionistas querían poner a la geología en valor. Mire, nosotros no estaremos aquí dentro de unos millones de años, pero sabemos que la Península Ibérica estará, de acuerdo con la tectónica de placas, en el Polo Norte dentro de 250 millones de años. Podemos deducir lo que pasó y decir lo que va a pasar. Creo que eso nos convierte en una ciencia muy poderosa.

-¿Con qué frecuencia viene por Galicia?

-Todos los veranos. Tengo un piso en Corme.

-¿Qué añora el resto del año?

-Lo que más me gusta de Galicia es que llueve, la humedad. Y la comida, es otro nivel. Vas a comprar unas patatas y tienes el problema resuelto. O yo, que soy muy pescador, bajo y me traigo unas lubinas, un pulpo y listo. Cuando me jubile me quiero comprar un barquito para ir a pescar.

-¿Cómo lo hace ahora?

-Hago pesca submarina. Maragotas, lubinas, sargos... Mis hermanos están esperando que llegue para que les suministre.

-¿Celta o Dépor?

-Yo soy del Atlético de Madrid, así que los dos me caen muy bien.

-¿Cómo se definiría en pocas palabras?

-Soy un hombre paciente. No me pongo nervioso por casi nada. Soy amante de mi familia y lo que más me define es que soy muy curioso, me gusta aprender. En ese sentido, soy bastante gallego. He dado un par de vueltas al mundo; en eso tengo mucho de gallego explorador

-¿Cocina?

-Sí. Soy muy fan de la cocina gallega; el caldo es un manjar.

-¿Tiene un lugar favorito?

-Corme. Allí disfruto muchísimo.

-Dígame una canción.

-Stuck with you, de Huey Lewis and The News.

-¿Lo más importante en la vida?

-Ser buena persona.

Votación
0 votos
Comentarios

Manuel Regueiro: «El caldo gallego es un manjar»