Un estradense triunfa en EE. UU. con un videojuego de ligues humorístico

Elías Pereiras ha conseguido 500.000 ventas de «Monster Prom» y fondos para lanzar la secuela, «Monster Camp»


a estrada / la voz

De pequeño le apasionaban los videojuegos. Jugaba cuanto podía a la Play Station. A todo tipo de juegos, aunque su preferido era el Pokémon Rojo. Al principio, su madre era reticente. «Después creo que vio algún documental sobre la parte positiva, que la tienen, y en casa ya no había ese discurso, aunque sí se limitaban los tiempos», explica Elías Pereiras Bernárdez. Ni él ni su madre creyeron nunca que acabaría ganándose la vida con el desarrollo de videojuegos.

Después de estudiar en el IES García Barros y de empezar Ingeniería Informática en la USC, Elías se fue en el último año de carrera a Barcelona embarcado en un proyecto de computación de gráficos. «Ahí empecé a cogerle el gusto a esto e hice un Máster de desarrollo de videojuegos en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). No es que fuese un apasionado del tema, pero se me daba bien y veía salidas laborales», explica el estradense. Y tenía razón. Nada más acabar empezó a trabajar en una empresa pequeña de desarrollo de videojuegos. «Acabó quebrando por mala visión y malas decisiones, pero los tres años que pasé allí me sirvieron mucho de aprendizaje y experiencia», confiesa.

De ahí Elías dio el salto a la empresa Beautiful Glitch, de la mano del argentino afincado en Barcelona Julián Quijano. Juntos empezaron a desarrollar un proyecto pensado para el público americano que, una vez en el mercado, sobrepasó todas sus expectativas. El juego se llama Monster Prom. Es un juego multijugador de simulador de citas, al estilo de los «dating sim» populares en Asia. Está ambientado en un instituto americano en el que los alumnos son monstruos y, a tres semanas del baile final de graduación, deben hacer méritos virtuales para conseguir pareja. 

«Está pensado para un público americano e intenta cubrir el nicho de mercado de las novelas gráficas, de los videojuegos narrativos interactivos. Le dimos una vuelta al género y lanzamos un juego multijugador en un tono humorístico y con un enfoque artístico. Atrae al primer vistazo por los colores vivos y el estilo de dibujos animados y engancha por la narrativa. Trabajamos con escritores muy buenos. Es muy difícil hacer humor bueno y esa es la clave de nuestro éxito», explica el estradense. El videojuego, en inglés, ha logrado hasta hoy cerca de 500.000 descargas, sobre todo a través de la plataforma virtual Steam. Más del 60 % en Estados Unidos y el resto en países escandinavos, Alemania, Austria o Canadá. «El videojuego tiene una comunidad de fans grande y muy leal y activa. Hacen Fan Art, hay un chat de grupo y se organizan quedadas para disfrazarse de personajes», comenta Elías. Hace un par de semanas, además, el videojuego se ha lanzado en chino y está funcionando muy bien.

El juego, al principio con simple afán lúdico y humorístico, ha ido introduciendo sutiles mensajes de fondo sobre identidad de género, igualdad o buenas y malas prácticas en Internet.

Logran 500.000 euros en un crowdfunding y un fan paga 5.000 euros por conocerles

En vista del éxito de Monster Prom, hace unos meses la empresa activó un kickstarter -una especie de plataforma de crowdfunding- para desarrollar la secuela. Esperaban conseguir unos 50.000 euros en un mes y lograron 500.000. «Ha sido el kickstarter de videojuego español más exitoso», explica Elías. La inesperada recaudación les servirá para lanzar la secuela en la que ya trabajan (Monster Camp) y dos spin off a mayores. «Como anécdota, una de las recompensas que ofrecíamos a los colaboradores era un viaje a Barcelona para conocer la oficina y nuestro equipo y un fan de Los Ángeles pagó por ello 5.000 euros», cuenta. 

Votación
0 votos
Comentarios

Un estradense triunfa en EE. UU. con un videojuego de ligues humorístico