Isabel Pérez Dobarro: «Es un honor devolver a Santiago un poquito de lo mucho que me ha dado»

La pianista y activista presenta en Santiago el espectáculo «Unha homenaxe á muller galega a través das artes»


Redacción

El entramado de callejuelas que desembocan en la Catedral de Santiago, por las grandes avenidas que terminan en Times Square. Santiago, por Nueva York. La pianista y activista, Isabel Pérez Dobarro (1982), afincada en la Gran Manzana, lleva años trabajando para recuperar, y poner en valor, la obra de mujeres compositoras. Gracias a ese empeño, ha llevado a la capital gallega el espectáculo «Unha homenaxe á muller galega a través das artes».

«Desde que empecé mi formación -con tres años- hasta el máster -con veinte- no se me exigió interpretar piezas de ninguna compositora; una vez terminados los estudios, cuando ya pude decidir cuál era mi repertorio, me empecé a preguntar por esta ausencia y qué podría hacer para cambiarla», explica Pérez Dobarro en una entrevista concedida a Efe.

Por ello, la artista se dispuso a investigar. En el proceso, fueron surgiendo ante ella figuras de compositoras. Unas compositoras que no habían gozado de visibilidad. Un hecho que muestra la lacra sufrida, especialmente, antes del siglo XIX. Una lacra que, reconoce, pervive hasta nuestros días.

«En 2017, el 1,8 % de la programación de las orquestas americanas era música compuesta por mujeres, una cifra que ha ido mejorando por las reivindicaciones de los últimos años pero que demuestra que existe una desigualdad muy importante tanto de contemporáneas como de históricas», relata la pianista gallega.

Dobarro no solo ha enfocado su actividad a la reivindicación de las compositoras a lo largo de la historia, sino que, además, ha puesto el foco sobre Galicia a través del programa Women In Music. Un programa que busca recuperar la obra de estas artistas, sirviendo de inspiración para las jóvenes que precisan de referentes.

Con el concierto ofrecido el pasado viernes en la sede la SGAE en Cosmpostela, «Unha homenaxe á muller galega a través das artes» cristalizó este trabajo. Durante el espectáculo, se combinó música, pintura y literatura. Y, como no podía ser de otro modo, aprovechó esta oportunidad para homenajear a mujeres gallegas de otras disciplinas: Rosalía de Castro, Maruja Mallo, María Balteira... 

«Es un espectáculo complejo que surge del trabajo para recuperar la obra de mujeres compositoras y que realicé junto a Sara Areal y la propia Julia María do Pico Vale», prosigue la pianista, quien destaca que, frente al habitual formalismo de los conciertos, en éste «había partes habladas, con las artistas explicando las obras, algo muy interesante que da un mayor contexto».

Pero esta iniciativa no caerá en saco roto. Y es que Dobarro tiene la intención de, en el año 2020, grabar este repertorio y llevar a cabo una gira.

La pianista compostelana considera que los artistas son «agentes del cambio, no sólo un mero entretenimiento», de modo que pueden «concienciar, denunciar determinadas injusticias e impulsar determinados proyectos que ayudan a personas en riesgo de exclusión o a fomentar la creatividad».

«Siempre asociamos la innovación a la tecnología, pero la innovación es creatividad y, por lo tanto, arte; es importante que se tenga en cuenta», prosigue Pérez, quien también es representante ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de Sustainable Development Solutions Network Youth.

Isabel Pérez Dobarro ha recorrido las principales salas de conciertos del mundo. Desde el Carnegie Hall neoyorquino al Conservatorio Tchaikovsky de Moscú. Sin embargo, no hay nada como actuar en casa. La pianista se sigue emocionando cada vez que toca en su Compostela natal: «Es muy emotivo tocar para tu gente, la que te ha visto crecer, y es un honor devolver a Santiago un poquito de lo mucho que me ha dado». A lo que añadía que, el concierto del pasado viernes, ha sido «uno de los momentos más felices y especiales» de su vida.

Votación
9 votos
Comentarios

Isabel Pérez Dobarro: «Es un honor devolver a Santiago un poquito de lo mucho que me ha dado»