Diego Losada: «Los periodistas somos necesarios para que no te vendan la moto»

J. moreno MADRID / COLPISA

ESPAÑA EMIGRACIÓN

MEDIASET ESPAÑA

El comunicador de A Coruña deja el Telediario de TVE para conducir en Cuatro «En boca de todos», un programa que busca dar contexto a la información diaria

03 abr 2022 . Actualizado a las 17:29 h.

Al frente del Telediario fin de semana de TVE hasta hace unas semanas, el periodista Diego Losada (A Coruña, 1985) se incorpora ahora a la nómina de comunicadores de Mediaset para presentar En boca de todos. Este nuevo programa diario de Cuatro apuesta por el contexto y los expertos para que la audiencia entienda cómo afectan los sucesos informativos a la rutina. El canal recupera la actualidad en la franja de sobremesa tres años después de la cancelación de Las mañanas de Cuatro y de sus noticias.

 —¿Qué le sedujo del proyecto?

—El seguir aprendiendo a hacer televisión desde otras escuelas y un gran interés, por parte de Mediaset, por involucrarme en sus filas y crear proyectos nuevos. Al final, me gustó el poder embarcarme en todo lo bueno que tiene esta casa.

­—¿Se pensó mucho aceptar la propuesta y marcharse de TVE?

—Claro que me lo pensé y eso todo el mundo lo puede entender. Pertenecí a la televisión pública desde muy joven. Allí me formé y desarrollé mi carrera, aunque también hice alguna excursión fuera en Telemadrid durante un año. Creo que es el momento, por mi edad y la energía que pueda tener ahora, de seguir aprendiendo. Quien sabe qué deparará el futuro.

—¿Cómo le han recibido en su nueva casa?

—Me sorprendió la buena acogida y la amabilidad de todos los compañeros. El equipo está muy unido y hay gente con mucho talento que cree en el proyecto. He de decir que para mí es un lujo poder estar en contacto con otros periodistas de Mediaset, donde los hay muy buenos.

—¿Qué es «En boca de todos»?

—Es verdad que a las 14 horas pasa todo en la actualidad pero da la sensación que, por las noticias que estamos viviendo en los últimos años, nos vuelan los titulares. Y no hay un momento en el que podamos pararnos a reflexionar, a hacernos preguntas y a contextualizar. En boca de todos no va a dejar que esa intensidad informativa nos pase por encima. No vamos a estar escupiendo titulares ni últimas horas todo el rato. Vamos a tener que pausarnos también y no perder de vista la labor de los expertos.