Este artesano arrasa en Andalucía con sapos inspirados en la joyería tradicional gallega

El santiagués Juan Lamas y el equipo de Silvereira marcan tendencia desde Ames


Santiago / La Voz

Se formó con los mejores maestros orfebres de Santiago y fue, años después de haber abierto su propio taller, cuando dio el giro definitivo que popularizó su trabajo en Galicia y fuera de ella. El compostelano Juan Lamas explica que la última crisis, la del ladrillo, forzó el cambio. «No se vendía nada y coincidió con el aumento del precio de la plata, un material que yo utilizaba mucho junto con azabache, resinas y otros», cuenta. Entonces descubrió la madera y todas las posibilidades que ofrece, la gran protagonista desde ese momento en sus colecciones. Pero si hay una que ha triunfado sobre el resto son sus sapos, pendientes, colgantes o pulseras con colores vivos y un diseño inspirado en el entramado del encaje de Camariñas, típico las joyería que acompaña al traje tradicional gallego. Esta versión modernizada, salida del taller de Silvereira, ha tenido una espectacular acogida en Andalucía y ahora muchas recurren a sus sapos cuando se visten de flamencas, incluso en el día a día. ¿Por qué han calado en el sur? En primer lugar, por sus tonos vivos y forma, que encajan con la cultura y gustos de la zona. Tienen la ventaja de ser pendientes ligeros, a pesar de su tamaño. Y, por otra parte, Silvereira colabora con varios museos de la provincia andaluza y muchos turistas compran sus sapos como recuerdo típico. 

«Si levantara la cabeza quien hizo en el siglo XVII el diseño de los sapos, que son de autor desconocido, no podría creer hasta dónde han llegado», dice Juan con tono divertido. Su gran mérito ha sido hacer de ellos una pieza mucho más ligera y actual, con un estilo propio y reconocible; rasgos que trata de imprimir en todas sus creaciones. Además, Silvereira se esmera en hacer una producción lo más sostenible posible y, salvo contadas excepciones, sus obras están realizadas a partir de los descartes que salen de un taller de carpintería con el que colabora. «Así le damos una segunda vida a esa madera gallega, que suele ser de ameneiro, la cual no es muy apreciada por sus cambios de coloración y por los nudos que afean los tablones. De solo uno, podemos sacar decenas y decenas de pendientes, se pone en valor la riqueza que tenemos en Galicia y fomentamos la economía circular que tan de moda está», indica Juan, quien trasladó su taller recientemente a Ames, tras pasar muchos años en otro concello no muy lejos de allí, en Teo. Desde la aldea Raíces, con la ayuda de su mujer Marta, el comercial Jose y otros dos artesanos (Sara y Carlos, el más veterano), sacan el máximo partido a lo que de otra forma acabaría en la basura o alimentando el fuego. Actualmente, Silvereira exporta en torno al 15 % de su trabajo (el porcentaje era mayor cuando era posible asistir a ferias internacionales), especialmente a Francia y Alemania, junto con otros países europeos. Y también colabora con Ricardo Babío, de LimpOcean, en el diseño y elaboración de sus pulseras (fabricadas a partir troncos y tablas que aparecen en las playas así como de material reciclado que aportan redeiras gallegas junto a su mano de obra), cuyas ventas financian campañas y acciones medioambientales.

Al margen de la joyería artesanal, Silvereira crea también productos personalizados y, por ejemplo, ha diseñado y fabricado trofeos entregados por los concellos de Ames y Teo a los ganadores de distintos certámenes; aunque esta es una de negocio aún por explotar, comenta el artesano santiagués. 

Año santo también en los centros educativos

El año santo también ha hecho su entrada en los centros educativos de la ciudad. En el Seminario Menor, donde estudian alumnos de secundaria y es rector Manuel Ferreiro Méndez, dieron la bienvenida al Xacobeo con una adaptación del Ordo Prophetarum, un drama litúrgico representado en la Edad Media en las principales catedrales europeas, entre ellas la compostelana. De hecho, actualmente una de las principales hipótesis defienden que el maestro Mateo se inspiró en esta obra para realizar el pórtico de la Gloria, ya que los 15 personajes que aparecen en la pieza teatral figuran todos claramente retratados e identificados en el monumento catedralicio.

Donde descansa el artista

El hotel Los Abetos no alojó el año pasado a los artistas internacionales del cancelado festival O Son do Camiño, pero sigue siendo el lugar elegido por muchos cantantes y artistas que vienen por motivos laborales a Santiago. La última de ellas, la vocalista y actriz Silvia Pantoja, siguiendo los pasos de Rozalén el mes pasado, entre otras figuras de la escena nacional que actuaron en la TVG. Eso, sin contar algún influencer llegado en peregrinación, como el sevillano David Venegas en septiembre.

Votación
0 votos
Comentarios

Este artesano arrasa en Andalucía con sapos inspirados en la joyería tradicional gallega