La empresa de autobuses que compitió en plantilla con una fábrica de gabardinas

Martín Fernández RIBADEO / LA VOZ

ESPAÑA EMIGRACIÓN

La Empresa Ribadeo, que durante muchos años unió Lugo con A Coruña y A Mariña llegó a proporcionar 60 empleos directos

30 jul 2018 . Actualizado a las 22:58 h.

A finales del siglo XIX, Galicia estaba repleta de diminutos negocios de transporte de personas y mercancías por caminos y calzadas que unían localidades próximas. Eran pequeñas carrilanas que suplían las carencias del ferrocarril y trasladaban a los viajeros en carruajes.

En los inicios del siglo XX, emigrantes retornados de América-Suárez Casas, Papaíto, Canceleiro, Canoura…- fueron los primeros en crear compañías con servicios regulares de automóviles y autobuses entre pueblos de A Mariña y de ésta con Lugo.

Sin embargo, ninguna de ellas alcanzó la fama ni el prestigio de la Empresa Ribadeo que fue toda una referencia en Galicia. La constituyeron tres familias de procedencia maragata que agruparon en 1930 en una sola entidad sus empresas de transporte de viajeros que enlazaban A Mariña con Villalba y Baamonde con Lugo.

Eran la familia Freire, que operaba desde Baamonde en 1913 con su ómnibus El Porvenir y tenía talleres y garajes en Vilanova de Lourenzá, y las familias Nistal del Campo y Nistal Manzanal, de Ribadeo.

La sociedad fue suscrita por Antonio Nistal, Manuel Freire Amieiro y Manuel Nistal Nistal que aportaron, a partes iguales, un capital de 1,2 millones de pesetas para crear Nistal, Freire y Nistal SL con sede en San Roque 5 y con el título Empresa Ribadeo, Transporte de Mercancías Rodadas. En un edificio propio, levantaron nuevas cocheras, obradores y oficinas y reunieron una de las mejores flotas de España: 15 unidades de las marcas Saurer y Dion Bouton.