Las sanciones a los bancos rusos se vuelven contra empresas gallegas

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

INTERNACIONALIZACIÓN

M.MORALEJO

El corralito financiero ya provoca impagos de las mercancías exportadas

04 mar 2022 . Actualizado a las 19:34 h.

Sostiene la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que España es, posiblemente, el país menos expuesto, desde el punto de vista comercial y energético, a los efectos económicos derivados de la guerra de Rusia contra Ucrania. Y es cierto. En el caso de Galicia, apenas 300 empresas exportan a ambos países, por poco más de 200 millones de euros al año en total.

El problema es que las sanciones dictadas por la UE y EE.UU. contra Rusia, especialmente en el ámbito financiero, están volviendo como un bumerán contra la economía europea. También, sobre la gallega. Porque más allá del encarecimiento de la energía y de las materias primas que alimentará la inflación, las empresas que operan comercialmente en territorio ruso se enfrentan a pérdidas considerables que difícilmente van a poder recuperar.

Así lo explican fuentes financieras conocedoras de la situación de algunas compañías gallegas afectadas. «El problema no es solo que el volumen de sus exportaciones esté en riesgo de cara al futuro, sino que tanto Rusia como Ucrania han dejado de pagar las compras hechas, y han empezado a incumplir contratos comerciales que ponen en riesgo la estabilidad de muchas pequeñas y medianas empresas», explican.

Fuentes del sector gallego del metal, uno de los más afectados junto con el textil, aseguran que numerosas firmas de la comunidad que venden a Rusia están pendientes de la decisión de la UE de excluir a un número amplio de bancos rusos de la plataforma de pagos internacionales Swift (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication, o sociedad para las comunicaciones interbancarias y financieras mundiales). El sistema, que se fundó en 1973 y tiene su sede en Bélgica, es la herramienta utilizada para las comunicaciones interbancarias. Conecta a miles de instituciones financieras de todo el mundo y facilita las transferencias de dinero de forma segura

«Fuera de esta plataforma será más difícil, caro y tardío el cobro mediante transferencia de los pedidos enviados a Rusia por los exportadores españoles», aclaran fuentes del sector financiero. «A esto se añade la prohibición rusa de sacar divisas [dólares o euros] fuera del país y la fuerte depreciación del rublo», añaden.

Ventas dadas por perdidas

Ambas medidas, combinadas, «eliminan casi de facto el comercio exterior con este país y dejan en el limbo a las empresas exportadoras y a otras tantas importadoras», aseguran.

Aunque, según estas fuentes, existen vías para que las grandes corporaciones con intereses en Rusia, como Inditex —que de momento sigue operando con 527 tiendas en el país—, pudieran sortear la sanción, a través de una operación de triangulación: «Un banco ruso sancionado transfiere el pago a uno extranjero no vetado, con filial en aquel país, y este a su vez hace la transferencia internacional a un banco español», aseguran estas fuentes. «A las que podría generar más problema la situación es a las compañías medianas afectadas, como las del sector del vino y el agroalimentario», añaden.