La gallega Valtalia reciclará en Bélgica el plástico que genera Centroeuropa

D. Casas REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONALIZACIÓN

Devolverá los residuos a la industria transformadora para nuevos usos

06 oct 2021 . Actualizado a las 11:20 h.

El conglomerado empresarial gallego Valtalia acaba de dar un paso de gigante en el exterior al adjudicarse la que será su primera planta para el tratamiento de residuos de plásticos procedentes del sector agrícola, del posconsumo y de uso industrial en Europa. Diseña y construye en Bélgica un proyecto de reciclaje de grandes proporciones que aspira a convertirse en un referente en pleno corazón de Europa, tanto por su dimensión como por su capacidad de tratamiento. La compañía presidida por César Pereira -un ingeniero industrial de 46 años que dirige la firma desde su origen-, que facturó el año pasado 123 millones de euros y cuenta con más del mil trabajadores, se consolida así en un segmento del mercado del reciclaje cada vez más pujante. Su actividad se concentra en cuatro grandes pilares: el tratamiento de aguas, de residuos sólidos urbanos, y los reciclados de plástico y embalaje.

Con la fábrica belga, la que está considerada una de las principales empresas de economía circular en España, refuerza su posición como gestor medioambiental integral. En territorio belga, Valtalia levanta ya unas instalaciones de 26.000 metros cuadrados a la que dotará con tecnología e ingeniería gallega, la suya propia, porque si en algo se caracteriza esta compañía es en el desarrollo de todos los procesos técnicos que salen de su departamento de I+D.

La planta de tratamiento que ya ha empezado a construir en Valonia, a 130 kilómetros de Bruselas, se ejecutará en dos fases durante un año y contribuirá a potenciar la transición ecológica de ese país porque ayudará a la Administración belga a resolver la transformación de los restos de materiales sintéticos. Las naves a donde llegarán los residuos serán equipadas con varias líneas de producción que proporcionarán, en los procesos de reciclaje, hasta 21,6 millones de kilos anuales de nuevos productos, cuya adaptabilidad para la industria se evaluará en un laboratorio de calidad que se creará para tal fin. 

Nueva materia prima

Estos residuos procedentes de distintos orígenes, fundamentalmente de Centroeuropa, se tratan hasta ser convertidos en una nueva materia, la granza plástica, unas pequeñas partículas del tamaño de las lentejas -incluso de varios colores- que se devuelven a la gran industria transformadora de los países del entorno. Por su proximidad, sus destinatarios serán Alemania, Francia y el Reino Unido, al tiempo que los puertos de Amberes y Rotterdam facilitarán la capacidad logística necesaria para trasladar el producto a cualquier parte del mundo por medio de contenedores. Las aplicaciones de las granzas son numerosas. Se trata de un material muy estimado por sus amplias utilidades dentro de la industria. Desde las anillas de una lata de bebida, hasta bolsas para el sector retail, embalaje alimentario, industrial, etcétera.

Las instalaciones que se construyen en Bélgica reportará al grupo gallego un facturación anual de 15 millones de euros y con su ejecución, Valtalia completa una inversión interanual para el procesado de plásticos y embalajes superior a los 35 millones.