El peor cuatrimestre de la exportación

INTERNACIONALIZACIÓN

JUAN SALGADO

La parálisis de la automoción y la hibernación del textil por el covid-19 auguran retrocesos. Diversificar mercados y reforzar el nacional son una alternativa a la dependencia europea

03 may 2020 . Actualizado a las 16:27 h.

Si hay un mercado que habla de cómo está el mundo ese es el comercio internacional. La exportación fue la tabla de salvación de las empresas gallegas en los peores años de la crisis del 2008. Hoy somos una comunidad exportadora, la sexta del país y la cuarta con mayor superávit en la balanza comercial, pero el coronavirus pinta un escenario con pérdidas que pueden difuminar más de una cuarta parte de las ventas de este primer cuatrimestre, que hasta febrero anotó con un ligero repunte respecto al 2019.

Para comprenderlo, hay que citar el doble talón de Aquiles del sector. Los países europeos son el 77 % de un mercado que en el 2019 alcanzó los 22.197 millones de euros. Francia, Portugal, Italia, el Reino Unido y Alemania concentran el 50 % de la demanda. Pero la dependencia va más allá. De 7.132 las empresas internacionalizadas, cinco se llevan el 43,5 % del pastel, con PSA e Inditex a la cabeza. Con la planta de Balaídos parada desde el 18 de marzo, y con ella la industria auxiliar, y teniendo en cuenta que automóvil y bienes de equipo son el 16,3 % y el 15 % de las exportaciones, el impacto es imaginable. Algo parecido sucede en el textil (el 30 % de las ventas fuera), con las tiendas cerradas.

«Los datos de marzo y abril van a ser muy malos. Ya lo notamos en febrero, con la pandemia afectando a Italia. Dejó de comprar pescado. Sin embargo, las ventas de leche a China se dispararon más de un 600 %. También subieron las de porcino. Es lógico, son productos de primera necesidad», detalla Sergio Prieto López, director Territorial de Comercio del ICEX en Galicia.

En el 2020 y 2021 nuestros principales clientes van a estar en recesión, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). La cosa va para largo. «No hemos sabido diversificar», dice José Francisco Armesto Pina, del Foro Económico de Galicia. «Siendo muy exigente, el comunitario es un mercado asequible. El esfuerzo es más de corte comercial que técnico y administrativo. Se evitan aduanas y las normas son comunes», justifica Pablo Cabanelas, director del Máster de Comercio Internacional de la Universidade de Vigo. Sobre todo, si tenemos en cuenta el tejido del sistema productivo, dominado por las pymes. «Vendemos más a Polonia que a Marruecos», ilustra Sergio Prieto, del ICEX

Dentro de casa

Con un panorama tan frío fuera, ¿por qué no mirar adentro? A diferencia de Galicia, Madrid y Cataluña son deficitarias en las ventas al extranjero. Su fuerte está en el mercado nacional, donde Galicia importa más de que lo vende. «El agroalimentario es un sector estratégico. También el biotecnológico, las TIC o la logística. Afortunadamente, Galicia no solo es Citroën e Inditex. Hay que aprovechar el know-how, las fortalezas, y saber vender. Algo en lo que aún hay que hacer mucha pedagogía», destaca el economista Francisco Armesto.