Copasa, del AVE de la Meca, a un convento madrileño, pasando por California

El complejo religioso que le ha adjudicado Fomento data del siglo XVII y está considera Bien de Interés Cultural de máxima protección


Redacción / La Voz

La compañía gallega especializada en ingeniería civil Copasa tanto accede a multimillonarios proyectos de construcción, como el hito que supuso en su currículo la ejecución del AVE a La Meca, como a iniciativas presupuestariamente más modestas pero que por su singularidad demuestran los niveles de especialización que ha ido adquiriendo la compañía lo largo de los años. De la obra faraónica de La Meca o la participación en el concurso internacional de un tramo de alta velocidad en California, adjudicación esta última de la que es finalista en una UTE con otras empresas, a hacerse con la restauración de la iglesia, el zaguan y las torres del convento de las Comendadoras de Santiago, en Madrid. Unos trabajos que le acaba de adjudicar el Ministerio de Fomento por tratarse de un edificio considerado Bien de Interés Cultural (BIC). El importe del contrato: 3,3 millones de euros.

Se trata de un proyecto que ha venido precedido de un dilatado proceso de tramitación y de reformas previas. La última y más significativa se materializó en el 2010, con los primeros trabajos de consolidación estructural de la iglesia. La restauración de este conjunto conventual, emplazado en pleno corazón de la capital, ha sido lento, si bien ahora Copasa le dará un nuevo impulso con unos trabajos que se extenderán durante los próximos 37 meses.

Se trata de uno de los ejemplos más representativos del barroco madrileño y que mantiene íntegro todo el conjunto arquitectónico desde su construcción. Fue Felipe IV quien lo mandó levantar en 1650 y sería habitado por monjas de clausura años después, trasladadas desde Valladolid . La congregación se ha mantenido al frente del convento hasta hoy.

El conjunto, el único que se conserva en su integridad pues sigue ocupando una manzana completa del casco antiguo y no ha sido derribado ninguno de sus elementos originales, está considerado BIC desde 1970 y goza de la protección máxima. Y como tal ha de tratarse la restauración prevista.

De acuerdo con la memoria aprobada por el Ministerio de Fomento, los trabajos de actuación en el recinto comenzarán a mediados del mes próximo. Darán continuidad a las obras que permitirán finalizar la restauración de la iglesia y las torres. Además se intervendrá en los espacios anejos al templo.

Copasa acomete estos trabajos con las experiencia previa que le proporcionan proyectos singulares que corroboran su solvencia en este tipo de actuaciones. Hace años se encargó de la rehabilitación del teatro Jofre, en Ferrol, una de las más importantes obras de la arquitectura teatral de la España del XIX. Lleva también el sello de la compañía la rehabilitación arquitectónica del antiguo Palacio Episcopal, Museo Arqueológico Provincial de Ourense, que realiza por algo más de 7 millones de euros, así como la recuperación del archivo-biblioteca en Ourense.

Otra de las actuaciones que podrían acabar en la cartera de contratos de la compañía gallega es la rehabilitación del edificio que acogió la Residencia de Señoritas de la Institución Libre de Enseñanza, que dirigió María de Maeztu, también en Madrid. De propiedad estatal, el inmueble es hoy la sede de la Fundación Ortega Marañón, que preside desde el pasado mes de septiembre Gregorio Marañón, nieto del famoso médico humanista.

La reforma se efectuará sobre el palacete que se conserva de la antigua residencia dentro de una parcela ubicada en la calle Fortuny del barrio de Chamberí.

Mientras, Copasa afronta otras obras de infraestructura, como el proyecto para la integración del ferrocarril en León, que acomete desde el pasado verano por 3,2 millones de euros.

Votación
0 votos
Comentarios

Copasa, del AVE de la Meca, a un convento madrileño, pasando por California