La gallega Altia adquiere la compañía portuguesa Noesis

La compra premite a la consultora de tecnología extender su ámbito territorial a Portugal, Brasil, EE.UU., Irlanda y Países Bajos


Altia se ha hecho con la compañía portuguesa Noesis en una operación por la que la gallega ha desembolsado un total de 14,075 millones de euros.

El objetivo, tal y como explican fuentes de la empresa que capitanea Tino Fernández, es ampliar su ámbito territorial, así como la cartera de soluciones y servicios que ofrece: «La compra de Noesis se enmarca en nuestra estrategia global de crecimiento para el año 2020 y supone para Altia una ampliación territorial llegando a nuevos países en los que hasta ahora no operábamos. De esta forma incrementamos nuestra oferta de productos y servicios hacia el segmento del desarrollo de aplicaciones low code. Crecemos en facturación, en talento y en capacidades; lo que nos sitúa en una posición de mayor reconocimiento y de mayor proyección internacional», aseguró este lunes Tino Fernández, presidente de Altia.

La nueva adquisición de la compañía gallega es una consultora tecnológica internacional que presta servicios a través de sus implantaciones de Portugal, Países Bajos, Irlanda, Brasil y Estados Unidos a sus más de 300 clientes. Entre esta amplia cartera se incluyen las principales compañías lusas del sector de las telecomunicaciones, así como la banca y el comercio minorista.

Independientes

Por el momento, las dos compañías operarán de manera independiente. Aunque, tal y como explican, se trabajará intensamente desde el primer momento en la integración de la oferta comercial y de los procesos clave, financieros y de información al mercado. «La adquisición de Noesis es una confirmación de que tenemos un proyecto empresarial sólido y sostenible. El buen posicionamiento de Altia en el sector, con unos resultados que están por encima de la media, nos ha permitido dar este paso y ser ambiciosos en nuestro negocio», sentenció Fernández.

Votación
0 votos
Comentarios

La gallega Altia adquiere la compañía portuguesa Noesis