Sanxenxo iluminará aldeas en Senegal

Inelsa negocia con los gobiernos de dos países africanos cómo llevar la electricidad a los ámbitos rurales


sanxenxo / la voz

La empresa sanxenxina Inelsa está negociando con los gobiernos de Senegal y de Guinea Bisáu un proyecto energético que permitirá el acceso a la electricidad a los poblados de las zonas rurales de ambos países de África Occidental. El programa se encuentra en sus etapas iniciales de diseño y negociación, pero todo parece indicar que la firma sanxenxina, con sede en Aios, llevará el siglo XXI a las aldeas más remotas de los dos países. El presidente de Inelsa, Manuel Domínguez, explicó la situación actual en muchos de estos distritos rurales: «O 70 % das aldeas non teñen luz eléctrica». No existe infraestructura eléctrica, pero sí tienen todo el potencial necesario para dotarse de energía solar. Y es que en África Occidental si hay algo en abundancia son precisamente horas de sol. Se trata de un potencial que se puede aprovechar para paliar la situación y modernizar la vida cotidiana de estas localidades, de una forma responsable con el medio ambiente y no contaminante, una energía verde donde las haya.

De esta forma, la idea es instalar en las tabancas, que es como denominan a estas aldeas o poblados rurales instalaciones fotovoltaicas de bajo consumo. Colaboran en este proyecto el Fondo Mundial de Inversiones y la Comisión Europea, en coordinación con los gobiernos de los dos países africanos.

Está todavía por definir el modelo que se aplicará en estas aldeas, ya que existen dos posibilidades principales. Por un lado se encuentra la colocación de un panel fotovoltaico con una batería de litio en cada una de las viviendas.

Su funcionamiento se haría con una tarjeta de prepago, para asegurar un servicio de calidad y tener una supervisión concreta de cómo se están utilizando los equipos, aunque eso ya correría a cargo de la Administración de los países africanos citados.

La implicación de Inelsa en el programa energético se ceñiría al diseño técnico del sistema a aplicar y su instalación. La segunda alternativa que se está valorando es la colocación de un instalación fotovoltaica con concentración de red, desde donde partirían las líneas de baja tensión que darían el servicio a las viviendas. Esta opción permitiría centralizar los equipos en un punto concreto de cada aldea y garantizar desde esta instalación el servicio a las viviendas.

Está previsto que el alcance de uno de estos sistemas sea de en torno a un kilómetro cuadrado, por lo que se estima que podría atender la demanda de electricidad de unas cincuenta viviendas como media. Manuel Domínguez añadió que está también sobre la mesa la posibilidad de aprovechar estos equipos para poder dotar de alumbrado público con luces led a estos espacios más estratégicos de las localidades elegidas.

El proyecto todavía no tiene fecha de ejecución concreta, ya que se encuentra en fase de negociación y diseño, pero desde Inelsa se muestran optimistas sobre su viabilidad y futura repercusión. De hecho, esta iniciativa podría suscitar el interés de otros gobiernos de África Occidental como, por ejemplo, Ghana. La iniciativa se irá plasmando a lo largo de los próximos meses y, una vez se logren cerrar todos los flecos administrativos y financieros, Inelsa suplirá la mano de obra técnica especializada, en su mayor parte gallegos, que serán encargados de llevar la luz eléctrica a las tabancas.

Votación
0 votos
Comentarios

Sanxenxo iluminará aldeas en Senegal