Este proyecto ha sido cofinanciado por

Taiwán degusta la mermelada eumesa

Una tienda de la isla asiática vende productos de Arela, la marca creada por Dulce Lago, que lleva 14 años elaborando confituras con la fruta que recolecta en su finca


PONTEDEUME / LA VOZ

Arela significa «deseo muy fuerte de una cosa». Y cuando alguien prueba los productos de Arela ansía repetir. Detrás de esta marca, creada en Pontedeume en 2005, están María Dulce Lago Sande, muradana de 66 años, y su familia. «O meu marido dicíame sempre ‘que vou facer cando me xubile’ e entón decidimos comprar unha finca; e os fillos dixéronme ‘non vaias plantar o de todo o mundo’ e empecei a cultivar froitos vermellos, e despois a facer marmeladas para a familia e para regalar», cuenta. Hasta que la persuadieron para comercializar aquellas delicias exclusivas, y Dulce, su marido y sus tres hijos crearon una sociedad, cada uno con su cometido.

«Todos botan unha man, o fillo maior [Juan María] fai as etiquetas; o mediano [José Manuel], algúns recadiños; o pequeno [Francisco Antonio], o reparto; e o marido [Juan Bautista Marcote], pecha os botes», explica «a cociñeira». Todo esto ocurre en Pontedeume, donde se instaló la familia después de vivir una temporada en Cabanas. Antes residían cerca de Lisboa, donde Marcote trabajaba en el astillero Lisnave, hasta que a principios de 1976 se incorporó a Astano y dejaron Portugal para asentarse en la comarca eumesa.

En la huerta de Dulce crecen las fresas, las naranjas, los higos, las peras, los kiwis o las frambuesas que ella misma transforma, en el taller montado en el bajo del edificio, en sabrosas mermeladas. «Foi co que comezamos, e despois tamén fixemos vinagres de froitas [xa non] e un licor, ambrosía, elaborado con framboesa, grosella negra ou mora [e que se pode tomar no restaurante Andarubel, en Pontedeume, todo o ano]», relata esta maga de la fruticultura y las mermeladas artesanales. Las conservas de higo (en vino, aguardiente o agridulce) y pera (urraca o manteca) completan la gama de productos de Arela, disponibles en diversas tiendas de Eume y Ferrolterra o en la página web (www.arela.com.es/), donde reciben pedidos de Madrid o Pamplona. «Antes ía polas feiras, a xente coñecíate e despois facíache encargos».

Pero Arela -«o nome da primeira cadela que tivemos»- ha roto fronteras. «Hai tres anos mandamos tres palés a Taiwán, que veu buscar aquí unha rapaza de alí que tiña unha tenda, a través dun socio que era de Viveiro. Foi xenial... Un mes antes de mandar o produto xa estaban os cartos aquí», comenta Dulce entre risas. A la isla asiática enviaron mermeladas de mora, frambuesa con manzana, kiwi con granadina, y kiwi. «Temos algúns sabores que ninguén máis fai, foron inventados, experimentando chegamos a uns corenta», apunta.

Las variedades más demandadas son las de arándano, manzana con naranja, manzana con cabello de ángel, frambuesa (dorada o negra), mora y grosellas. Y la gran clásica, la fresa, «moi especial», que también vende a la fábrica de yogures artesanos Kalekoi, de Silleda. Para las versiones aptas para diabéticos emplea agave (la planta de la que se fabrica el tequila), que recibe de Barcelona procedente de México.

Las ventas han bajado. «Pero chégame o traballo, e de momento non me xubilo -recalca-. Gústame, sobre todo se chove uns días, encántame ir á finca, e a finais de xuño, cando empezas a recoller a froita, que tamén vendemos en fresco a algún supermercado e a particulares». «Rica non te fas [ríe], pero eu son riquísima, teño tres fillos xeniais, tres noras e cinco netos preciosos, e aguanto ao marido [más risas]».

«Temos sabores que ninguén máis fai, foron inventados, e chegamos a ter uns corenta distintos»

Votación
0 votos
Comentarios

Taiwán degusta la mermelada eumesa