Gofres, con sello de Narón, que arrasan

La franquicia Waffle bubble cerrará su primer año con 21 negocios en toda España


Narón

¿A quién le amarga un dulce? Los megagofres enroscados de grandes burbujas, rellenos de helado y coronados con dulces complementos y siropes, que este año tomaron los festivales y arrasaron en las redes sociales, llevan el sello de Narón. En menos de un año, la franquicia Waffle bubble company ha iniciado una expansión imparable por el territorio nacional y ya tiene un pie puesto en Portugal.

Relata Borja Gómez -un joven emprendedor que, junto a su socio, Iván Castro, está al frente de la compañía- que los waffles aparecieron en Hong Kong en los años 50, como una fórmula de aprovechar los huevos rotos que no podían vender a los clientes, y hoy son reyes de la repostería, un capricho XXL para los amantes de lo dulce de medio mundo. «Nosotros le añadimos una bola helado, sirope y hasta 16 toppings diferentes o fruta para elegir», detalla. Y esas mil combinaciones personalizadas son las que han hecho triunfar a este snack callejero.

«La primera apertura de Waffle Bubble fue en diciembre del 2017, en Marineda City. Ahora mismo tenemos 12 tiendas funcionando y al final de año habremos llegado a 21. Están vendidas, aunque la apertura dependerá de las obras», explica Gómez, antes de hacer un repaso a las localizaciones por el mapa de España. «Tres en Madrid, tres en Valencia, Castellón, Málaga, Canarias... Y muy pronto, en Lisboa».

Detalla que se encuentran además de en los grandes centros comerciales de estas ciudades en lugares estratégicos como la Estación del Norte de Madrid, la plaza de la Reina en Valencia, o el turístico paseo de los Cristianos, en Tenerife. «Con una inversión no muy grande -la franquicia vende los formatos que van desde el restaurante al stand- se consigue una gran rentabilidad».

En Galicia, solo se encuentran en A Coruña y Lugo, aunque la situación va a cambiar en poco tiempo. «A partir de octubre, tras la reinuaguración del centro comercial, llegaremos a Odeón», donde se instalará uno de los stands de la franquicia (diseñados en Río do Pozo, por Custom box, otra de las empresas de estos emprendedores) lo que le hace especial ilusión por «estar en casa»

Y ahora bebidas

Y aunque el nombre -Waffle bubble- se atraganta, la empresa se ha convertido en referencia en los principales festivales de verano del país y ya empieza a comercializar una bebida «complementaria», el Bubble tea -té con bolas de tapioca- con la que en enero pretenden colarse en el mercado londinense. El reto de estos emprendedores es que este negocio dulce conquiste toda Europa.

La firma, que en octubre abrirá en Odeón, estrenará este mismo año presencia en Lisboa

Votación
0 votos
Comentarios

Gofres, con sello de Narón, que arrasan

Este proyecto ha sido cofinanciado por