David Vilán, un gallego en la fase final de la Youth League: «Solo verte aquí ya es un sueño»

DEPORTISTAS

El extremo competirá en Nyon con el juvenil del Atlético que dirige Fernando Torres

22 abr 2022 . Actualizado a las 08:54 h.

El Colovray Sports Centre de Nyon será testigo de la fase final de la Youth League. Por una plaza en la final —que se disputará el lunes 25— se enfrentan hoy el Juventus con el Benfica y el Salzburgo ante el Atlético de Madrid. «Cuando estaba en el Celta, veía la competición desde mi casa y me parecía increíble. Ahora estamos a un pasito de poder ganarla». David Vilán Alonso (Soutomaior, 2003) ha participado en cada escalón que ha ido dando el Atleti. En octavos dejaron fuera al Real Madrid, al que también aventajan en Liga. En cuartos, al Borussia de Dortmund.

Vilán está bajo las órdenes de Fernando Torres. «Al principio, cuando sabes que va a ser tu entrenador flipas, te impacta. Sus consejos los tomas como si te fuera la vida en ello. Cuando pasa el tiempo, es uno más. Un tipo humilde y muy respetuoso. Me dice que soy importante y tengo que ser determinante. Que hay momentos para ello, eso marca el devenir de una carrera y hay que estar preparado», dice el futbolista.

«Ha aprendido a sufrir»

David, un extremo puro de los que ya poco se estilan en el fútbol moderno, ha tenido que adaptarse. Torres utiliza habitualmente un 5-3-2, un esquema que prescinde de esa carta. «Este año me perjudicó un poco el sistema de juego porque al final la figura del extremo no está y es mi posición natural. Me gusta encarar. Pero me sigo sintiendo importante», admite. «Siempre ha sido un jugador ofensivo. Tiene habilidad y desborde. A veces juega de carrilero, aunque no es su posición ideal. No le ha quedado otra que aprender a defender. Con el Celta la liga era flojita y, jugando de extremo, apenas bajaba. Ha ganado físico, ha aprendido a sufrir en el campo. Hace muchos más kilómetros. Lo que más me gusta de él es el manejo de las dos piernas, lo ha tenido desde pequeñito», indica David, su padre. «Son un bloque muy rocoso, es muy difícil hacerles gol. No tienen mucho el balón, pero en ataque hacen daño. Juegan parecido a lo que pretende Simeone en el primer equipo», añade, a la vez que subraya la capacidad que ha tenido el joven para adaptarse al cambio de club: «Pensé que lo iba a pasar fatal».

Vilán, con sus padres, en el Wanda Metropolitano
Vilán, con sus padres, en el Wanda Metropolitano

Tanto padre como hijo habían visto en su casa el ejemplo de lo que podía pasarle. Durante los años que estuvo en Vigo, David coincidió con Arnau Farnós, un delantero catalán, criado en la base del Barcelona, al que el Celta fichó como adolescente. La familia Vilán ejerció como soporte.

«Si no es por él, me hubiese ido»

«Unos meses después de llegar a Vigo, me vino un bajón enorme. Tenía 15 años, estaba a 1.100 kilómetros de mi casa y se me hizo todo muy difícil. David iba conmigo a clase y le pedí si me dejaba ir a pasar unos días a su casa, que echaba mucho de menos a la familia», recuerda Arnau, ahora en el Girona. «David me ayudó mucho, me cuidó como a un hermano. Si no hubiera sido por él, igual lo hubiese dejado, me hubiese ido», admite Farnós. De los primeros días que pasó en casa de David, guarda Arnau una anécdota. «Le pregunté si en su pueblo no había un campo de fútbol para ir a darle unos chuts. Nos colamos en uno y el alcalde llamó a su padre para decirle que no podíamos entrar allí sin permiso».