La Champions de Asia salva a Dani Cancela de otro confinamiento

DEPORTISTAS

Hong Kong recupera las máximas restricciones por otra ola de covid-19

01 mar 2022 . Actualizado a las 19:40 h.

Regreso al 2020. O a 1939, fecha en la que se suspendió por última vez la máxima categoría del fútbol. Hong Kong se ahoga en la quinta ola de la pandemia. El impacto de la variante Ómicron ha provocado una situación inusual. Y, literalmente, es una isla en Asia. Si antes era ejemplo de control, ahora sucumbe bajo sus propias y extremas restricciones, mientras el resto del continente convive con el coronavirus.

Un gallego, Dani Cancela, futbolista del Kitchee, uno de los clubes de referencia en la Premier League, lo vive en sus propias carnes. Aunque, para ser precisos, un gambeteo del destino (la Champions de Asia) le salvará de tener que volver a encerrarse en casa otra vez.

«La bajísima incidencia provocó una percepción sesgada y mucha gente creyó que vacunarse tenía más riesgo, por lo tanto, hay un alto porcentaje de población no inmunizada (y la poca que hay, se inyectó Sinovac) y ahora debido a ello el ratio de incidencia y muertes sitúa a Hong Kong a la cabeza del mundo», explica Cancela. En la jornada de ayer falleció un centenar de personas, cuando el total hasta hace un par de semanas apenas superaba los doscientos.

«Hay mucha influencia china y mucha creencia en la medicina tradicional. Hay médicos que recomendaban no comer pollo hasta una semana después de vacunarse, y cosas por el estilo. Es una sociedad muy naif, muy ingenua. Viven superprotegidos contra los gérmenes, la violencia, contra todo... y cuando algo del mundo real los amenaza, se encuentran perdidos», analiza. «Hong Kong, siguiendo directrices de China, aspira al covid cero. Es como que no puede existir. En cuanto aparecieron los primeros casos locales llegaron las restricciones: cierre de colegios, centros deportivos, límite de grupos a tres personas en exterior... interrupción de la Liga», describe.

 

El Gobierno quiere realizar un cribado masivo a toda la población en los próximos nueve días, en los que decretará un confinamiento, mientras construye barracones para aislar a medio millón de personas. En este contexto, Dani Cancela cumple semanas entrenándose por su cuenta. «Llevo desde el 8 de enero sin pisar el campo y en las últimas cuatro semanas no tuvimos ni directrices del club. Ahora retomamos la actividad porque jugaremos la Champions asiática. Nos marcharemos el día 10 y empezará el 15 de abril en Bangkok, Pattaya y Chiang Rai. Después, espero reunirme con mi mujer y mis hijos, que ya me esperan en Galicia», concluye.