Vero Boquete: «Antes, una crac podía cobrar 20.000 euros y en negro; ahora 200.000 y cotizando»

Iván Antelo REDACCIÓN

DEPORTISTAS

MARTINA MISER

Cumple su vigésima temporada en el fútbol sénior con la ilusión de una niña

22 sep 2021 . Actualizado a las 10:22 h.

Tenía 15 años, llevaba meses sin pisar el verde, y unas amigas de su equipo de fútbol sala (Don Bosco) le dijeron que fuera con ellas al Xuventú Aguiño. Probó, le gustó y sobresalió. Hoy, Vero Boquete (Santiago, 1987) celebra su vigésima temporada en competiciones sénior. Ya no juega en tierra. Ahora defiende los colores del Milan, como hizo antes en Estados Unidos, Rusia, Suecia, Alemania y Francia.

—En el 2022 se cumplen veinte años de su debut en el Aguiño. ¿Qué queda de aquella niña?

—¿Veinte años? Madre mía… Pues lo que queda es la pasión por el fútbol y por intentar ser mejor cada día. Eso me va a acompañar toda mi carrera y el día que me falte o se pierda un poco será el momento de dejarlo.

—¿Recuerda su primer partido?

—Pues la verdad es que no. Pasó mucho tiempo… Pero sí que tengo recuerdos de todas mis etapas.

—Nada más cumplir los 18 se fue a Zaragoza para jugar en Primera. ¿Cómo recuerda aquella primera vez en irse de Galicia?

—Fue duro. Muy duro. Era la primera vez que me iba de casa, tenía que dejar mi día a día, y fue un cambio importante. La decisión no fue fácil, pero era obligatoria si quería seguir creciendo. Las primeras semanas fueron difíciles. Luego me fui acostumbrando. Ese primer año tuve la suerte de vivir la experiencia con mi hermano y eso me ayudó mucho.