Jose Juan: «Antes del partido tenía mil seguidores, al acabar, 20.000»

«Soy un obrero del fútbol», reconoce el verdugo del Real Madrid


Vigo

José Juan Figueiras García (Vigo, 1979) sabe mejor que nadie que el fútbol da una oportunidad cuando menos la esperas. A él, que debutó en Primera con el Celta pero que hizo toda su carrera en Segunda y Segunda B, le llegó con 41 años, convirtiéndose en el héroe del Alcoyano que eliminó al Real Madrid en la Copa. Una recompensa para quien se considera «un obrero del fútbol» que nunca olvidará las paradas que les hizo a Asensio y Lucas Vázquez para meterse en los octavos del final.

-¿Qué sensaciones le deja una gesta así?

-Estoy asimilando lo que hicimos. Fue un partido muy completo de todo el equipo y seguimos en la Copa después de tres eliminatorias (se cargaron antes al Laredo y al Huesca) y a ver qué nos depara el sorteo y a seguir la racha.

-¿Es el partido más trascendente que ha disputado en su vida?

-Sobre todo a nivel mediático, es el más importante con diferencia. No es lo mismo hacer un partido así ante el Real Madrid que hacerlo ante equipos de Segunda B o Segunda A. Estoy un poco abrumado porque todo son llamadas y mensajes.

-Y en las redes sociales.

-Sí, el miércoles, antes del partido, tenía mil seguidores y al acabar, la cifra ya iba en 20.000.

-¿Cómo vivió el partido?

-Para nosotros era un partido para disfrutar, porque contra un Real Madrid no se juega todos los días. Fue un encuentro muy duro con ellos teniendo el balón y en la primera parte sufrimos mucho y encajamos el gol justo antes del descanso. Nos fuimos al vestuario un poco cabizbajos, pero el míster nos dijo que creyéramos, que estábamos jugando con el Madrid y que no pasaba nada, que teníamos que salir con alegría a disfrutar del segundo tiempo, que mientras estuviéramos 0-1 estábamos metidos en el partido. Jugamos nuestras bazas, aprovechamos un balón parado y en la prórroga llegó el gol de la victoria, que fue increíble, en un contragolpe y con Juanan metiendo la punterita. Si llega a estar el estadio lleno, no tengo duda de que el campo se cae.

-En el momento que se pusieron 2-1, ¿le entró vértigo?

-Ni lo piensas. Cuando fui a celebrar el gol con el equipo iba de camino e iba pensando: «Madre mía, Juanan, la que has liado». Y luego, a sufrir, porque te atacaban Hazard, Marcelo, Benzema, Lucas, Kroos... Decía: «Madre mía, la que nos viene para aguantar diez minutos ahora». Pero el equipo hizo un trabajo defensivo espectacular, aguantamos y logramos una cosa histórica.

-¿Qué paradas fueron las más difíciles de las muchas que hizo?

-Me quedo con dos: una a Asensio con el balón abajo y otra a Lucas Vázquez de cabeza.

-¿Fue su día de más trabajo?

-Uno de tantos de mucho trabajo de muchos partidos, pero al ser contra el Madrid, al hacer un buen encuentro, mediáticamente te da más repercusión.

-Quién le iba a decir que su gran escaparate le iba a llegar a los 41 años.

-Por eso el fútbol es el más grande de todos los deportes. El fútbol siempre da oportunidades, nunca sabes el momento en el que puede estar y para mí el miércoles fue ese momento, pero sobre todo estoy contento por lo que hizo el equipo.

-Dicen que es el Buffon de los humildes, ¿Comparte eso?

-Sí, siempre he dicho que soy un obrero del fútbol. He estado siempre en este deporte a base de trabajo y de sacrificio, me lo he currado a lo largo de todos estos años en Segunda B y en Segunda A, las categorías en donde he hecho mi carrera a nivel futbolístico.

-¿Ha sido su partido con mayúsculas como portero?

-Hay otros más, pero a nivel mediático, no hay nada igual. Creo que también hice partidos muy buenos sobre todo en fase de ascenso a Segunda A, pero sin duda este es el más importante por el hecho de ser ante el Madrid.

-¿A quién quiere ahora?

-No sabemos, nos da igual.

-¿Se ve en la final?

-No, me veo entrenando en Alcoy, preparando el partido del domingo con el Orihuela. La final son palabras mayores, eso ya sería una gesta para la historia del fútbol español.

-Todo el mundo le recordará aquello de «más moral que el Alcoyano».

-Es el lema del equipo y la verdad es que por moral nadie nos va a quitar el sueño.

«Cada año tengo que bajar un kilo para seguir ágil»

José Juan tiene un secreto para mantenerse en forma a los 41 años: cada temporada baja un kilo de peso, un truco que aprendió de Andrés Palop.

-¿Qué equipo le marcó más a lo largo de su carrera?

-Todos me han marcado, pero en donde más he disfrutado ha sido en el Lugo, con Quique Setién.

-¿Cómo llegó al Alcoyano?

-Yo vivo en Elche. Mi mujer es de Albacete, pero nos gustaba Elche para vivir, mis niños están aquí muy a gusto, nos queríamos afincar aquí y surgió la posibilidad de jugar en Alcoy.

-¿Tiene fecha de caducidad?

-Me lo tomo día a día, no me marco objetivos porque igual en seis meses te pega un bajón y ya no puedes jugar más. Mejor poco a poco y cuando acabe la temporada, si me encuentro bien a nivel mental y físico y si el equipo quiere que siga con ellos, yo estaré encantado de continuar.

-¿Cómo está nivel físico?

-Bien. Cada año que pasa intento bajar un kilo para mantenerme un poco ágil, porque si coges peso, al final, siempre te cuesta más.

-¿Por qué a cuántos más años menos kilos para seguir manteniendo el rendimiento?

-Comencé a hacerlo tras escuchárselo a Palop, que dijo que lo había hecho durante muchos años y la verdad es que me está ayudando muchísimo.

-¿Qué tal como entrenador en el club de Saúl?

-Además del Alcoyano, soy coordinador de porteros y entreno a los niños en el club Costa City que tiene aquí Saúl Ñíguez, el jugador del Atlético de Madrid. Voy abriendo poco a poco otras vías en el mundo del fútbol. 

De Josiño a José Juan: el compañero de Aspas que fue el héroe de la victoria del Alcoyano ante el Madrid

Pablo Carballo

El meta gallego se convirtió con sus intervenciones, a sus 41 años, en un muro infranqueable para el equipo de Zidane

Hace más de 20 años que un joven José Juan Figueiras (Vigo, 1979) llamó la atención del Celta. José Juan era entonces Josiño y guardaba -tras una experiencia en Valladolid- la meta del extinto Club Deportivo Ourense. A Josiño lo que le gustaba era la pelota. Se crio en un barrio aledaño al estadio de Balaídos y empezó en el fútbol como jugador de campo. «Era interior izquierdo o incluso delantero, pero no metía muchos goles. Con siete años, el entrenador que tenía me dijo: "tú para atrás" y acabé en la portería». Defendió la del Colegio Hogar dos años como juvenil de División de Honor hasta que el Pucela se fijó en él y lo fichó para su filial.  «Era la primera vez que salía de casa y fue una experiencia bonita». Volvió a Galicia, con Ourense como estación. Las tres temporadas que pasó de rojillo el equipo jugó promoción de ascenso. Y las tres se quedó a las puertas de conseguirlo. Le llamó el Celta para su filial, en el que jugaban Iago Aspas y Borja Oubiña.

Seguir leyendo

Votación
0 votos
Comentarios

Jose Juan: «Antes del partido tenía mil seguidores, al acabar, 20.000»