Odisea por entrenar en la academia más grande del mundo

Dani Fernández, que retrasó su viaje por un falso positivo, pasa la cuarentena en China antes de volver al Guangzhou Evergrande


vigo

Dani Fernández, el entrenador vigués de la cantera del Guangzhou Evergrande, el club con la academia más grande del mundo, ya está de regreso en China. A la segunda, tras cancelar el primer viaje por un falso positivo, y guardando ahora la obligatoria cuarentena en un hotel antes de comenzar a trabajar de nuevo en la base del gigante del fútbol asiático.

Cuando China cerró sus puertas por la crisis del coronavirus, Daniel estaba de vacaciones con su familia en Tailandia y Vietnam. Ya no pudieron regresar a China, le cancelaron el viaje y regresaron a Vigo, desde donde dirigió los entrenamientos de su equipo (el principal de categoría infantil de la entidad) a través de vídeo conferencia.

Dani Fernández tenía previsto marcharse en primer lugar el pasado 31 de agosto y unos días antes de partir se sometió en un centro privado a la preceptiva PCR que le dio positivo. A las tres horas lo llamaron del Sergas, les indicó que no tenía síntomas y que no había estado en contacto con ningún positivo. Al día siguiente le hicieron otra PCR y ya dio negativo, igual que la prueba serológica.

Descartada aquella salida, ahora tuvo que pasar de nuevo todo el proceso, ya sin sobresaltos, voló a China y ahora se encuentra pasando la cuarentena. Porque con independencia del negativo en Vigo, una vez en la capital china los viajeros deben pasar una PCR en el mismo aeropuerto y luego son trasladados a un hotel para pasar la cuarentena, situación en la que se encuentra ahora. El día anterior al que tenga fijada su salida tendrá que volver a dar negativo en otra PCR y entonces ya podría viajar a la ciudad deportiva del Guangzhou Evergrande. En esta ocasión lo hace sin su esposa y sin su hija, que antes le habían acompañado. En China en estos momentos solo admiten a extranjeros con permiso de trabajo.

Estas restricciones han posibilitado que su país de destino pasase de ser el lugar de origen del virus a ser a día de hoy uno de los lugares más seguros. Sin apenas casos y los pocos que hay son importados.

Trotamundos del fútbol

Trotamundos por el fútbol, antes de estar en China, en donde lleva dos años, pasó por Arabia Saudí y la India, está encantado en una estructura de cantera que nació en el 2012 y que es única en el mundo. Allí no hay problemas de campos ni de material y el club puede acceder a los mejores jugadores del fútbol base del país, todo con el objetivo de conseguir un plantel 100 % chino del primer equipo en pocos años.

Y los resultados están a la vista. El pasado mes de diciembre se proclamó campeón de China con el sub-14 de la entidad. El vigués entrena al primero de los equipos de categoría infantil, pero en la estructura del club hay cinco más, lo que aumenta la competencia y amplia las posibilidades a la hora de reclutar a la mejor plantilla posible.

En China no tendrá problemas (a priori) con la expansión del virus. Dani Fernández vive en la academia a 60 kilómetros de Guangzhou, en unas instalaciones que reúnen todas las comodidades y que tiene a otra ciudad más pequeña, la que frecuentan a los fines de semana, a tan solo 20 kilómetros. El único pero, lo mal que conducen los chinos. Por eso hay cámaras por todos lados.

Nada que no pueda soportar después de cumplir todos los protocolos para estar en la gran factoría del fútbol base mundial. Un privilegio.

Votación
2 votos
Comentarios

Odisea por entrenar en la academia más grande del mundo