Adrián Armental: «Todos tenemos fecha de caducidad»

Tras cuatro temporadas en el Racing de Ferrol, el ribeirense recala en el fútbol andaluz


Ribeira / la voz

Adrián Armental (Ribeira, 1990) nació para jugar al fútbol. En la cancha de tierra del colegio O Grupo ensayó los trucos que le han llevado a vestir las camisetas de Aguiño, Boiro, Coruxo y Racing de Ferrol. Tras cuatro temporadas en A Malata, ha cogido las maletas con destino a Cádiz para jugar en el Atlético Sanluqueño. El reto que se pone es el de seguir disfrutando de fútbol. ¿Por qué no debería hacerlo?

-¿Qué tal el viaje?

-Mucho calor. Nunca había hecho un viaje tan largo en coche. -¿Y qué tal Sanlúcar?

-Todavía estoy instalándome. Es un cambio grande. Sigo deshaciendo maletas y conociendo poco a poco la ciudad.

-¿Qué esperaba de este año cuando firmó el contrato?

-Me lo tomo como una experiencia nueva. Siempre había jugado en Galicia y quería seguir disfrutando de hacer lo que más me gusta, que es jugar al fútbol. Es un cambio en mi vida. Me toca conocer gente nueva, otra cultura, otro estilo de vida... En el equipo estamos gente de todos los rincones de España. Para mí es una experiencia para seguir aprendiendo.

-¿Y qué meta se marca el club?

-Es un club que está profesionalizándose. Nos tocó un grupo con buenos equipos. Está el Córdoba, el San Fernando, que es un grupo que está metiendo mucho dinero, y también hay filiales de Primera que son fuertes. Creo que la intención es no pasar apuros y si se puede ascender a la liga pro. Somos un bloque nuevo, del año pasado solo siguen cinco jugadores. Ahora toca conocernos, adaptarnos y veremos qué potencial tenemos.

-Tomó la decisión de irse en cuestión de minutos.

-Nunca había salido de Galicia y sabía que los equipos gallegos de Segunda B tenían las plazas cubiertas. Me salió esta posibilidad y mi intención era seguir en la misma categoría. Estoy ilusionado. No es fácil salir de tu zona de confort. Adaptarme me llevará unas semanas, pero vengo porque quiero seguir aprendiendo.

-Tuvo ofertas de Bergantiños, Arosa y Pontevedra. ¿Por qué no acabó en ninguno de ellos?

-Quería seguir en Segunda B porque me siento bien, con fuerzas para dar un buen nivel. Todas las categorías son respetables y entre Tercera y Segunda B no hay demasiadas diferencias, pero me salió esto y aproveché la oportunidad. A ver qué tal sale. En el caso del Pontevedra, hubo interés al terminar la temporada, pero al final no pudo salir adelante. No pudimos llegar a un acuerdo. Agradezco la invitación, porque es un club excelente que espero que le vaya lo mejor posible.

-Dijo adiós al Racing después de cuatro años, con ascensos y descensos incluidos.

-Fueron cuatro años intensos. Hubo momentos buenos y otros malos, ¿para qué engañarnos? Lo más importante para mí era irme con el cariño de la gente, y creo que lo he conseguido. Aprendí mucho allí, maduré personal y profesionalmente. La gente del club, tanto los actuales propietarios como la familia Silveira, se portaron increíble conmigo. Solo tengo palabras de gratitud para ellos, la afición y los compañeros. Saben que puse el cuerpo y el alma para que todo saliera bien.

-Lo que no debió gustarle fue enterarse de que no contaban con usted a través de Facebook.

-Veía que iban pasando los días y no se ponían en contacto conmigo y me lo imaginé. Al final el club hizo una apuesta fuerte por intentar subir. Si quieren respetar los contratos de los que están, es comprensible que intentaran buscar gente nueva para el hueco de los que terminábamos. Lo entiendo. No quiero llevarme un mal recuerdo.

-A los futbolistas se os tacha de mercenarios, pero sois los primeros a los que dan la patada.

-La gente que está en el mundo del fútbol sabe que está expuesta a eso. Todos los años hay altas y bajas. Tienes que convivir con ello. La vida es así, aunque suene a tópico. La gente del fútbol nos tenemos que ayudar unos a otros.

-Ya tienen fecha para empezar.

-17 o 18 de octubre. Está en el aire adelantar o no una semana. Ahora toca la pretemporada.

-Desde marzo sin jugar, ¿se acordará todavía?

-Espero que sea como andar en bicicleta [ríe].

-Compartirá vestuario con un mítico como Dani Güiza.

-Él lleva años aquí y estoy seguro que nos va a acoger de la mejor manera. Es un jugador muy querido en Andalucía y en España.

-¿Recién cumplidos los 30 se pone una fecha para decirle adiós a esto del fútbol?

-¿Me quieres retirar? [ríe]. Todos tenemos fecha de caducidad, esto del fútbol no es para toda la vida, pero de momento tengo ilusión y ganas. Estoy agradecido al Sanluqueño por darme esta oportunidad para seguir disfrutando.

Los inicios. El ribeirense se formó como futbolista en el Xuventude Aguiño.

Experiencia. El futbolista acumula más de 120 partidos en Segunda B.

El ojo derecho de la afición. En Barraña, O Vao y A Malata se ganó el cariño de los socios.

Votación
0 votos
Comentarios

Adrián Armental: «Todos tenemos fecha de caducidad»