Diego Ocampo, técnico del Zaragoza: «Me ilusiona la ACB pero lo que de verdad me gusta es entrenar»

El entrenador gallego se reconoce espoleado por el proyecto del club aragonés


Diego Ocampo Vázquez (Ourense, 1976) goza de un contrastado caché de técnico ACB, con experiencias importantes como ayudante y entrenador jefe. El patio de Salesianos le mostró el camino al mundillo del baloncesto y a sus primeros estudios de INEF, imponiéndose a la música del Conservatorio y a sus escarceos con el taekuondo. Con Salva Maldonado, Pedro Martínez, Manel Comas, Joan Plaza o el mismísimo Aíto García Reneses se empapó del ritmo de la vida entre banquillos. Murcia, Estudiantes y Joventut le cedieron la batuta en la élite y ahora asume el desafío de Casademont Zaragoza, un equipo al alza que incluso había llegado al parón del covid-19 como tercero en la fase regular. Al gallego se le nota determinación en la cara.

-¿Afronta un doble desafío al volver a la ACB en un club con grandes expectativas?

-En realidad es un reto con tres líneas maestras. La primera, ser lo más competitivos posible en cada partido, conseguir el máximo rendimiento de la plantilla. Por otra parte, también debemos desarrollar el talento de los jugadores más jóvenes, en un club con una cantera muy importante. Además, tenemos que ser capaces de desarrollar un estilo de juego con el que se identifique una afición tan fervorosa como la marea roja.

-¿Es una responsabilidad grande mantener esa tendencia pujante del equipo aragonés?

-Hay que aprovechar ese momento, las cosas van bien y hay que seguir desarrollando lo que funciona y seguir siendo competitivos, para crecer como club año a año.

-Todo en un momento complicado para los técnicos, por la situación excepcional que estamos viviendo a nivel sanitario.

-No hay ni precedentes ni experiencias similares. En el Barça pude ayudar al primer equipo tras el confinamiento, pero la situación cambia. Por eso, como en la vida cotidiana, tenemos que valorar día a día y apelar a la responsabilidad individual. Nadie sabe como evolucionará el virus, así que tenemos que estar centrados en nuestro trabajo.

-¿Qué Zaragoza vamos a ver a lo largo de esta temporada?

-La idea vital es la de la continuidad. En pista repiten muchos jugadores y también todo el staff, menos yo. Desde luego, vengo para aportar mi visión del baloncesto, pero también adaptarme. Sería poco inteligente si no aprovechara todo lo bueno que se hizo aquí durante los últimos años.

-¿Cree que se encontrará una ACB revolucionada por el triunfo del Baskonia?

-Lo que será es una liga aún más complicada y cada vez lo es más. En una situación de crisis, el que mejor se adapte tiene mucho ganado. Pero esta competición ya era muy dura en los últimos años. Cualquier equipo de Euroliga lo pasaba muy mal para ganar en cualquier pista, sin importar la clasificación de unos y otros.

-¿Es una satisfacción personal volver a la máxima categoría?

-Estoy muy agradecido por la confianza que puso en mí el Zaragoza. Estuve en la liga en otros años, con mejores o peores resultados, pero siempre he podido tener ese equilibrio de pensar que ni soy muy bueno, ni soy muy malo. Tuve la suerte de que entrenadores muy buenos y clubes han creído en mí y también jugadores de los que he aprendido. Me ilusiona la ACB pero lo que de verdad me gusta es entrenar, en cualquier categoría. Poder desarrollar el potencial de los jugadores y conseguir equipos competitivos.

«El Obradoiro demuestra la capacidad de reconstruirse muy bien cada temporada»

Además de su ya estimable experiencia en la Liga ACB, Diego Ocampo vive el baloncesto como esos apasionados por su trabajo, que no pierden ripio de lo que sucede a su alrededor, desde las categorías de élite, a las más modestas y sin olvidar las de formación. De hecho, además de su última etapa al frente del filial del Barça, también acumula un trabajo importante con las selecciones españolas, desde el combinado B en el que ejerció como ayudante y preparador físico del 2006 al 2007, a dirigir a los sub 16 al oro europeo en 2009 y a la medalla de bronce en el torneo del 2011.

-¿Qué le parecen las incorporaciones del Obradoiro en este verano, más allá de la del conocido Jake Cohen?

-A todos los equipos les afectó la situación sanitaria, pero aún así el Obradoiro realizó una gran labor en un mercado muy atípico. El club compostelano demuestra la capacidad de reconstruirse muy bien cada temporada, aunque sea en diferentes circunstancias. Ha logrado incorporaciones de jugadores de gran nivel y con experiencia en Europa. Otra vez han reconstruido muy bien su plantilla y demostraron la determinación de seguir compitiendo bien en la ACB.

-¿Será posible incrementar otra vez la representación gallega en la Liga ACB, con vistas a las próximas campañas?

-A ver qué pasa, todavía hay muchas dudas y también se hablaba del desdoblamiento de los equipos participantes en grupos. Hay que esperar a ver cómo queda todo al final y con las fechas, pero hay muchos equipos potentes en la zona del norte y el comienzo de la competición también puede resultar determinante, porque le daría mucha confianza a los que hicieran los deberes al principio. Ya se verá cómo queda la configuración del torneo, pero sí parece que los equipos gallegos están confeccionando buenas plantillas y parecen preparados para sobrevivir con la confianza necesaria en la LEB Oro y poder ser ambiciosos en las próximas temporadas. Habrá que seguir de cerca al propio COB, al Breogán y al Coruña una temporada más.

Votación
0 votos
Comentarios

Diego Ocampo, técnico del Zaragoza: «Me ilusiona la ACB pero lo que de verdad me gusta es entrenar»