Alicia Fernández: «En Rumanía te permiten salir a la calle a ejercitarte y eso me ayudó»

La «Guerrera» lleva casi dos meses confinada en el país del Este, de donde no pudo salir por el covid-19


Ferrol / La Voz

A la jugadora de balonmano Alicia Fernández, (Valdoviño, 26 años) la vida no se lo ha puesto fácil. Su pasión por el balonmano le llevó a marcharse a Valencia cuando solo tenía quince años para hacer realidad un sueño, ser jugadora profesional de balonmano, su gran pasión. Posteriormente, pasó por Vigo, San Sebastián y Valladolid. Tenía talento y se abrió paso en un mundo complicado. Por fin le llegó la primera llamada a la selección española absoluta de balonmano «Las Guerreras», lo que para ella iba a ser un paso de gigante, aunque se lesionó una rodilla, dolencia de la que tuvo que operase por segunda vez. En plena crisis, un equipo rumano, el Râmicu Vâlcea apostó por ella. Allí se recuperó de su lesión y volvió a brillar a su mejor nivel. La experiencia fue muy positiva, ya que la liga rumana de balonmano femenino goza de un gran prestigio y la ciudad en la que vive, de apenas 80.000 habitantes, respira balonmano por los cuatro costados. Ganó la liga local y jugó la Champions del balonmano femenino. El seleccionador español de balonmano volvió a fijarse en ella y fue convocada al equipo nacional. Su último éxito fue la medalla de plata en el Campeonato del Mundo de Japón, tras perder el oro, con una última y polémica jugada, frente a Holanda.

Alicia Fernández veía realizado su mejor sueño y regresó a Rumanía. En este país le cogió la pandemia por el covid-19. «Justo me iba a venir para España —explica Alicia— para disputar el Preolímpico para Tokio, aunque en el último momento me suspendieron el vuelo. En este equipo hay muchas extranjeras, tres jugadoras españolas, así como una brasileña, otra de Ucrania, Serbia, Montenegro, Dinamarca y algún sitio más. Sin embargo, todas pudieron regresar a sus países, aquí solo nos quedamos la brasileña y yo. Llevo casi dos meses sola, confinada en mi piso, con la compañía de mi perro. Me hubiera gustado pasar estos meses en mi casa, hubiera sido más fácil, aunque no ha podido ser. En todo momento, he estado informada de la situación en España. Hablo mucho con mi familia, lo que hizo la situación más llevadera. Todo ha sido muy preocupante, aunque hay que mantener la calma, intentar llevarlo de la mejor manera posible. Ser positivo dentro de lo que se pueda».

Medidas más rápidas

Destaca que en Rumanía el virus no afecto tanto como en España. «La situación aquí es mucho mejor, se tomaron medidas muy pronto y se cerraron las fronteras desde el primer momento». Añade que las restricciones han sido diferentes a las que se adoptaron en España. «Alguna de las medidas que se tomaron han sido muy restrictivas, como en España, pero en cambió aquí se permitió la actividad física individual alrededor de tu casa, lo que personalmente me ha ayudado mucho. Para salir a la calle necesitas una autorización, un papel con tu nombre que diga en dónde vives. Solo se puede salir a comprar, actividad física, pasear al perro, ir al médico, a la farmacia o al trabajo».

Sobre la vuelta a la actividad indica que espera que sea pronto. «Nos han citado el día 18 de mayo para reanudar los entrenamientos, aunque ya se verá. Para este lunes está prevista una reunión para decidir si la liga se reanuda o definitivamente se suspende».

Votación
0 votos
Comentarios

Alicia Fernández: «En Rumanía te permiten salir a la calle a ejercitarte y eso me ayudó»