Fátima Fernández Cano, a un solo golpe del US Open

La golfista santiaguesa, profesional en Estados Unidos, es la primera reserva para uno de los cinco grand slams


La Voz

Un golpe menos (o uno más de sus rivales), y Fátima Fernández (Santiago, 1995) estaría celebrando ser la segunda golfista gallega de la historia en jugar un grand slam. Rozó el US Open con la punta de los dedos en el Druid Hills Golf Club. Pero todavía no es imposible, porque la compostelana es la primera en una lista de reservas que puede moverse en cualquier momento hasta el inicio de la competición, el 30 de mayo. Aunque Fátima se hace a la idea de no conocer su futuro al respecto hasta el mismo 28 de mayo, cree que la próxima semana «podría tener una idea».

La vía más directa para su clasificación para el abierto estadounidense, uno de los cinco grand slams del calendario de la LPGA, sería la baja de una de las dos jugadoras que obtuvo la plaza en juego en la sede de clasificación en la que la gallega fue tercera. O bien que una de las cincuenta que ya tienen la plaza garantizada por ránking se vea obligada a renunciar. En ese caso, Fátima Fernández es séptima en la lista de reservas, en virtud del orden establecido para las sedes clasificatorias (en función de su dificultad, y la de la gallega era una de las más complicadas debido al nivel de las participantes).

En caso de jugar el US Open en el Country Club de Charleston, Fátima Fernández (segunda gallega en competir a nivel profesional tras Marta Silva) sería también la segunda jugadora de la historia de Galicia en disputar un grand slam, después de que Silva participase en un Abierto Británico y en un Abierto de Estados Unidos.

Sea como fuere, Fátima no pierde el optimismo y recuerda ahora los nervios que pasó cuando esperaba la finalización de la prueba clasificatoria. «Cerré la tarjeta con la plaza en el bolsillo, pero la última jugadora en llegar me la quitó en su último golpe», repasa.

Es, para ella, un ejemplo más de la intensa presión mental a la que somete el golf profesional a las jugadoras que han elegido este camino. «Llevo desde los cinco años practicando este deporte, pero a los doce ya estaba perfectamente informada sobre las becas y la posibilidad de ir a Estados Unidos relacionada con el golf y en ello me centré», relata.

«Sabía dónde me metía. Y llega un punto en el que, dure lo que dure esta experiencia, ya sé que he aprendido. Siento que no soy la misma persona, ya solo moverme por el mundo...», argumenta.

Fátima Fernández Cano disputa el Symetra Tour (el segundo nivel profesional en el golf estadounidense, por debajo de la LPGA). Disputa veinticuatro torneos entre mayo y octubre. «Hay competición prácticamente sin descanso. Este tour, además, no mueve mucho dinero, de modo que realizo muchos desplazamientos en coche, alguno de ellos muy largo, de unas dieciséis horas en algún caso...», explica la golfista gallega, que reside en Birmingham, la ciudad más grande del estado de Alabama, en el sureste del país.

«Hay que saber descansar. Es muy importante no querer hacer demasiado. Lo estoy disfrutando muchísimo y ha merecido mucho la pena haber dado el paso», concluye.

Votación
0 votos
Comentarios

Fátima Fernández Cano, a un solo golpe del US Open